ARDE EL AMAZONIA, ARDE EL FUTURO

Opine sobre cualquier noticia del día que le haya parecido interesante o polémica. Sociedad, política, economía...

Moderador: Diario de Noticias

Responder
Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 16808
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

ARDE EL AMAZONIA, ARDE EL FUTURO

Mensaje por Zumaque » Sab Ago 24, 2019 11:38 am

Arde el futuro

Alberto Fraguas

Biólogo y coordinador del Observatorio de Ecología Política de ATTAC


Captura de las imágenes satélite de la NASA que muestran los focos de incendios activos en el planeta. / FIRMS (NASA)Otras zonas del planeta que arden en silencio mientras el mundo mira al Amazonas Un bosque en llamas durante la "Operación Ola Verde" realizada por agentes del Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables para combatir la tala ilegal en la sureña región del estado de Amazonas.- REUTERSSiete claves para entender qué se quema en la Amazonia y la magnitud del drama ambiental Centenares de manifestantes piden la dimisión de Bolsonaro ante la Embajada de Brasil en Madrid.

24/08/2019

La enorme catástrofe que los intencionados incendios están provocando en la Amazonia actualmente puede tildarse como una de las mayores que hasta el momento ha soportado nuestro planeta Tierra. Al goteo permanente y crecientemente agobiante de riesgos derivados del cambio climático, en ocasiones le acompañan y potencian otros fenómenos puntuales de agudas agresiones a la naturaleza. Estamos en uno de ellos. La Amazonia arde provocando un caos a la sociedad y a los ecosistemas de tanta gravedad como los desastres de Chernobil o Fukushima o como la presa china de las Tres Gargantas.

Brasil este año, hasta la fecha, ha tenido casi 72.000 incendios, la mayor parte en la Amazonia, es decir, casi un 90% más que el mismo período del año pasado. Otra zona donde se han reiterado los incendios ha sido el de la sabana brasileña cerca de la Amazonia, de enorme valor ecológico y también económico. Solamente en el estado de Mato Grosso (casi en su totalidad en la Amazonia) se han contado casi 14.000 incendios. No es la sequía (el 2018 fue más seco). Es la mano del hombre codicioso.

Los efectos de estos incendios de tan gran superficie serán a corto y medio plazo absolutamente perniciosos no solo ecológicamente, sino a nivel social y económico.

La Amazonia es bien sabido que absorbe millones de toneladas del CO2 mundial actuando contra el cambio climático pero quizás no se conozca tanto su esencial papel en la regulación del clima a nivel planetario y del ciclo hídrico global por la liberación de oxígeno y agua de su gran masa forestal (agua liberada por evaporación del agua y transpiración de las plantas), hoy ardiendo y por tanto derivando a la atmósfera el CO2 capturado y por tanto agudizando el cambio climático. Hace algunas semanas, densas nubes de polvo y gases oscurecieron varias ciudades peruanas. Hace unos días, en Sao Paulo esas nubes eclipsaron el Sol. Esas partículas son respiradas por la ciudadanía siendo especialmente dañinas para ancianos y niños.

Bolsonaro, el actual presidente de Brasil, declaró hace unos meses: «La Amazonia es nuestra y no suya», incluyendo en ese «suya» al resto de los habitantes del planeta. Y, en efecto, algo ha pasado desde su asunción del poder. La proliferación de incendios tiene un origen humano producto de la deforestación (que lleva operando a gran escala en todo este último año) y se utiliza para arrasar de vegetación de matorral y preparar el suelo para la agricultura.

La llegada de Bolsonaro dio carta blanca al poderosísimo sector empresarial agropecuario brasileño para generar zonas para siembra (soja y otros cultivos bioenergéticos supuestamente «sostenibles») y grandes áreas para la ganadería. Se deforestaron grandes extensiones con la connivencia del gobierno ultraderechista de Bolsonaro (hasta un 273% se incrementó la deforestación este último año). Tras esta deforestación (destrucción de sumideros de CO2) viene un incendio para «limpiar de maleza» que con frecuencia se descontrola, sin que exista extremado celo en su control. En el fondo no es solo lo que trae un gobierno que actúa al dictado de las élites en su país. Lo que está en juego es la representación de un modelo productivo extractivista (capitalista) donde los recursos naturales dejan de ser bienes comunes y pasan a ser herramientas de esas élites para usos privativos. Por eso arde la Amazonia y con ella nuestro propio futuro común.

La codicia rompe el saco y es así. Porque estamos dando con todo y ya se nota que cada vez hay más sequía y la gente cada pone más cultivos que necesitan más agua, además para consumo propio, aquí la huertica es habitual entre los habitantes de Tierra Estella. Las granjas crecen como setas jas que necesitan mucha agua, cuando hay de sobra de todo.Ya lo están diciendo que se produce más carne que la que se consume, productos lacteos hay de sobra .
Me hizo mucha gracia los ganaderos que se manifestaron en el pirineo, porque los osos y lobos les matan el ganado, hay la famosa fábula de Samaniego:
El zagal y las ovejas


Apacentando un joven su ganado,
Gritó desde la cima de un collado:
«¡Favor! que viene el lobo, labradores.»
Éstos, abandonando sus labores,
Acuden prontamente,
Y hallan que es una chanza solamente.
Vuelve a clamar, y temen la desgracia;
Segunda vez los burla. ¡Linda gracia!
Pero ¿qué sucedió la vez tercera?
Que vino en realidad la hambrienta fiera.
Entonces el Zagal se desgañita,
Y por más que patea, llora y grita,
No se mueve la gente escarmentada,
Y el lobo le devora la manada.

¡Cuántas veces resulta de un engaño,
Contra el engañador el mayor daño!

Que siempre ha habido osos y lobos en el Pirineo y por actividades especulativas, tiene que dejar de ser así.

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 16808
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: ARDE EL AMAZONIA, ARDE EL FUTURO

Mensaje por Zumaque » Dom Ago 25, 2019 10:33 am

Editorial de diario de noticias
La deforestación y las grandes compañías

La Amazonía arde en un fuego cruzado de intereses, incendios provocados para desalojar a pueblos indígenas y utilizar vastas extensiones de terreno para la agricultura extensiva bajo el beneplácito del presidente brasileño

Domingo, 25 de Agosto de 2019 - Actualizado a las 06:02h

No puede ser más impresionante la imagen de satélite del incendio en la Amazonía ofrecida esta semana por la NASA. Más de 500.000 hectáreas de bosques y pastizales en rojo, la mayor reserva de la biodiversidad devastada solo en la parte brasileña. Uno los pulmones tropicales para contener el calentamiento global del planeta agoniza. El peligroso cóctel de cambio climático, las talas indiscriminadas y los incendios provocados están transformando la Amazonía en una gran pradera en manos de filiales de grandes compañías, aunque para Bolsonaro la culpa de los incendios sea de las ONG que pretenden dañar la imagen del Gobierno. Un presidente que oculta los datos de deforestación (creció un 88,4% en junio respecto al mismo mes del año anterior) y tan poco sospechoso como que retiró de la Fundación Nacional del Indio la competencia para la demarcación de tierras indígenas, que eligió al frente de Agricultura a la líder del grupo parlamentario del agronegocio, y que se está cargando el Fondo Amazonía cuyo dinero procede de países como Noruega o Alemania que ya han manifestado la retirada de inversiones. Son muchos los intereses en juego detrás de la deforestación. Cientos de hectáreas que se convierten en plantaciones agrícolas, zonas de pasto para el ganado, para construcción de grandes carreteras, la extracción de madera y actividades mineras, muchas de ellas de dudosa legalidad. Desde los años noventa han crecido exponencialmente las áreas de cultivo destinadas a plantaciones de soja (Brasil es el principal exportador mundial para pienso animal) y de aceite de palma. A su vez, Brasil es junto a EEUU el principal exportador de carne del mundo. Greenpeace ha alertado a la UE y a EEUU de que la madera brasileña tiene alto riesgo de haber sido extraída de fuentes ilegales. También empresas de ambos países hicieron negocios con empresas que comercializan con una de las compañías madereras a las que se relaciona con asesinatos de pequeños agricultores que desaparecían sin dejar rastro para acceder a los bosques donde vivían. ¿No es el nuevo colonialismo 500 años después? Pollos, cerdos y vacas se alimentan de forma especulativa de esta soja y terminan en las estanterías de las grandes superficies comerciales de EEUU y Europa, y ahora también en manos chinas. Restaurantes de comida rápida, concesiones mineras y otros grandes lobbys para los que la Amazonía es fuente de materias primas de todo tipo. Mucho fuego cruzado y mucho dinero. Y el G7 arde. Sí, de mercaderes.

No tan exagerado como en la Amazonía, pero por estos lares también ha pasado lo mismo. La desforestación empezó ya cuando las concentraciones parcelarias, donde se destruyeron árboles, arbustos etc. y también ha habido mucha empresa maderera por esta zona vease zona del ferrocarril del Plazaola: Leitza etc.

Responder