La violación como herramienta

Opine sobre cualquier noticia del día que le haya parecido interesante o polémica. Sociedad, política, economía...

Moderador: Diario de Noticias

Avatar de Usuario
roge
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 6373
Registrado: Dom Mar 28, 2010 5:13 am
Ubicación: Ubicado.

La violación como herramienta

Mensaje por roge » Dom Ago 12, 2018 3:24 pm

A fin de cuentas...todos Españoles.

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 17098
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: La violación como herramienta

Mensaje por Zumaque » Dom Ago 12, 2018 4:56 pm

roge escribió:
Dom Ago 12, 2018 3:24 pm
Para que paséis del tema y tal.

https://www.mediterraneodigital.com/esp ... manes.html
Los de la manada son made in sapain, si lo dices, porque los violadores son inmigrantes musulmanes.

NaBarrikola
4 de abril
4 de abril
Mensajes: 552
Registrado: Lun Ago 06, 2018 7:54 pm

Re: La violación como herramienta

Mensaje por NaBarrikola » Dom Ago 12, 2018 10:15 pm

y las manadas argelinas, y las manadas marroquis, por que no se dice nada de ellas si son mucho mas habituales? deberias tomarte mas en serio el masivo incremento de violaciones en Suecia y Alemania
Zumaque escribió:
Dom Ago 12, 2018 4:56 pm
roge escribió:
Dom Ago 12, 2018 3:24 pm
Para que paséis del tema y tal.

https://www.mediterraneodigital.com/esp ... manes.html
Los de la manada son made in sapain, si lo dices, porque los violadores son inmigrantes musulmanes.

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 17098
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: La violación como herramienta

Mensaje por Zumaque » Lun Ago 13, 2018 6:03 am

NaBarrikola escribió:
Dom Ago 12, 2018 10:15 pm
y las manadas argelinas, y las manadas marroquis, por que no se dice nada de ellas si son mucho mas habituales? deberias tomarte mas en serio el masivo incremento de violaciones en Suecia y Alemania
Zumaque escribió:
Dom Ago 12, 2018 4:56 pm
roge escribió:
Dom Ago 12, 2018 3:24 pm
Para que paséis del tema y tal.

https://www.mediterraneodigital.com/esp ... manes.html
Los de la manada son made in sapain, si lo dices, porque los violadores son inmigrantes musulmanes.
Las dos mentiras históricas sobre la migración en el Mediterráneo

Felicita Tramontana

Investigadora en Marie Skłodowska-Curie de la Universidad de Warwick

Más de Opinión

Los afiliados de los partidos políticos más allá de las élites La patria de la memoria es la juventud La corrupción, clave en la elección de los nuevos gobiernos de México y Colombia La expansión humana más allá del planeta Tierra La ‘inviolabilidad’ de Trump: ¿Por qué es tan difícil que viva una ‘moción de censura’?

Ver más »
Ahora en portada

Pablo Casado, tras ser elegido nuevo presidente del PP en el congreso extraordinario del partido conservador del pasado julio. REUTERS/Javier BarbanchoEl PP no recuperará la sangría de votos fugados a Ciudadanos Valerio, con Pepe Álvarez, este domingo en Barcelona. EFE/Enric FontcubertaValerio insinúa que Casado intenta escorar a España hacia la extrema derecha Lucía Mbomío"Estoy hartita del estereotipo de la negra caliente y facilona o el de la desvalida que necesita ser salvada" Una persona sostiene una pelota de golf con una esvástica dibujada.<br>REUTERS/Carlo Allegri/ArchivoSalvini no es un caso aislado: así ha resucitado el fantasma del fascismo en Europa Viviana López y sus hijos entregan 93.000 firmas en la Comunidad de Madrid pidiendo una vivienda social / Europa PressUna madre y sus seis hijos viven desde hace más de un mes en un albergue tras ser desahuciados

12/08/2018

El discurso racista que ha encontrado terreno fértil en el debate público sobre la migración en Europa se basa fundamentalmente en dos suposiciones erróneas: que la migración es un fenómeno nuevo y que el Mediterráneo ha estado “dividido” desde antiguo, en el sentido de que la población siempre se ha desplazado desde la desfavorecida ribera sur hasta la próspera ribera norte.

La migración ocupa un lugar central en la historia del Mediterráneo, y hay una rica tradición de conexión entre sus dos riberas. A principios de la Edad Moderna, entre los siglos XVI y XVIII aproximadamente, la movilidad era intensa y variada, de forma similar a como lo es hoy.

A principios de la Edad Moderna era principalmente la población de Europa la que se desplazaba a África y al Oriente Medio en busca de una vida mejor o para escapar de la persecución religiosa. Esta tendencia aumentó en el siglo XIX. Desde la década de 1830, los campesinos empobrecidos de España, Malta, Italia y Francia migraron en masa hacia África del Norte. La migración italiana alcanzó su nivel más alto en las primeras décadas del siglo XX, cuando registró un promedio de 12.770 emigrantes al año.
Motivos de los desplazamientos

Muchas de las personas que cruzaban el Mediterráneo a principios de la Edad Moderna lo hacían contra su voluntad, para huir de la guerra o de la persecución política o religiosa. El caso más manifiesto de lo que hoy llamaríamos “refugiados por motivos religiosos” fue la expulsión de miles de judíos y musulmanes de España en 1492. Los judíos expulsados se reasentaron en Grecia, los estados Italianos, África del Norte y el Oriente Medio, que en esa época estaba gobernado por sultanes otomanos. Durante toda la etapa inicial de la Edad Moderna, los judíos se desplazaron hacia el sur, a los territorios del Imperio otomano, para intentar escapar de la persecución que con frecuencia sufrían en Europa.

Otra forma de desplazamiento forzoso estaba relacionada con la trata de personas. Las antiguas rutas del comercio de esclavos que cruzaban la región desde la antigüedad favorecían la llegada de esclavos africanos a Europa y a los territorios del Imperio otomano. Los habitantes de las costas de España, África del Norte, Italia y Palestina también eran capturados a menudo durante los frecuentes ataques de piratas y vendidos más tarde como esclavos. En las redes de piratas y corsarios podían caer fácilmente buques y embarcaciones de diversas dimensiones, lo que daba lugar a que se vieran esclavizados, asimismo, muchos ingleses y holandeses.

La población también viajaba a través del Mediterráneo por voluntad propia. La región siempre se ha caracterizado por constantes desplazamientos de soldados, peregrinos, diplomáticos y viajeros. Al igual que hoy, se desplazaban hombres y mujeres en busca de una vida mejor, con la salvedad de que, a principios de la Edad Moderna, tales desplazamientos tenían lugar en su mayor parte desde la ribera norte hacia la ribera sur del Mediterráneo.
Conocer a los vecinos más próximos

Normalmente, la población de Europa se desplazaba al Imperio otomano para buscar fortuna, escapar de la justicia o mejorar sus perspectivas sociales en una tierra que ofrecía grandes oportunidades a los recién llegados. Parte de esa población encontró grandes oportunidades de prosperidad. La historia del Mediterráneo abunda en ejemplos de italianos e ingleses, entre otras nacionalidades, que llegaron a ocupar puestos destacados y de rango en las regencias norteafricanas y en Constantinopla (la actual Estambul).

Fuera cual fuera la razón, el desplazamiento hacia los territorios del Imperio otomano no implicaba necesariamente una ruptura de los lazos personales. En 1591, una joven de Venecia, Beatrice Michiel, se embarcó rumbo a Constantinopla, donde se reunió con su hermano, Gazanfer. Este, esclavizado de niño y formado en la corte del Imperio otomano, se había convertido en uno de los sirvientes de confianza del sultán y llegó a ocupar altos cargos en la jerarquía otomana. Durante los más de 20 años que vivió en Constantinopla, Gazanfer nunca perdió el contacto con su madre y su hermana en Venecia, y esta última posteriormente decidió reunirse con él.

También circulaban bienes, objetos y alimentos. Entre los siglos XVI y XVIII, las élites europeas sentían fascinación por la cultura turca. La moda de estilo otomano inspiraba la música, la arquitectura y toda clase de artículos.Las cartas de quienes se habían establecido de forma permanente en tierras otomanas y las historias de los esclavos rescatados que volvieron a su país de origen, los mercaderes y los viajantes también contribuyeron a que circularan relatos e ideas sobre los “vecinos”. Entre las historias que circularon en la Venecia del siglo XVII, una de las más célebres es la de Roxelana, una niña esclava cristiana, nacida en Rohatyn (en la actual Ucrania), que se casó con Solimán el Magnífico y recibió el nombre de Hürrem Sultan. Estas historias avivaban la curiosidad de la población y alimentaban su deseo de cruzar el mar.

A principios de la Edad Moderna, las normativas que regulaban la llegada de extranjeros, los controles de fronteras y las políticas de acogida eran muy diversas en el Mediterráneo. Con frecuencia las autoridades adoptaban un enfoque muy práctico. Así, en los siglos XV y XVI, el Estado otomano acogió refugiados judíos con el fin de aprovechar sus competencias técnicas y sus redes comerciales.

Puesto que en esa época todavía no había nacido la ideología del estado-nación del siglo XIX, en las políticas de acogida a veces tenían un mayor peso factores como la religión, y no la “ciudadanía” ni el origen. Por ejemplo, durante la Reforma, el Papa intentó restringir la llegada y la estancia de protestantes en el Estado pontificio. En el Imperio otomano la pertenencia religiosa también influía en la política de integración, pues las comunidades religiosas se encargaban de proporcionar asistencia a los recién llegados que pertenecían a su misma confesión religiosa.
Un cambio de dirección

Esta tendencia prevalente de las migraciones que cruzaban el Mediterráneo de norte a sur se mantuvo hasta el siglo XX. A partir de ese momento, se produjo un cambio en la dirección contraria. Tuvo lugar un primer flujo de campesinos empobrecidos que se desplazaron desde África del Norte hacia Europa a causa de la colonización europea; posteriormente, tras los movimientos de independencia que tuvieron lugar después de la Segunda Guerra Mundial, se produjo el regreso de los europeos que se habían establecido en las colonias. Más tarde, en los años setenta, la llegada de trabajadores procedentes del sur del Mediterráneo se vio impulsada por los Gobiernos europeos que necesitaban mano de obra.

Las causas de este cambio de dirección en los flujos migratorios deben buscarse en procesos económicos y políticos que se iniciaron ya en el siglo XVII, como, por ejemplo, la creciente influencia del poder europeo. Esta evolución llegará a reconfigurar la relación económica entre las dos riberas del Mediterráneo. Con el tiempo acabará dando lugar a la transformación del Oriente Medio y África del Norte, durante los siglos posteriores, en proveedores de materias primas para las fábricas francesas y británicas y allanando el camino de la colonización.

Todo lo expuesto muestra que la dirección de las migraciones no es inmutable, sino que, al contrario, se ve influida por las circunstancias históricas. También pone de manifiesto el modo en que las tendencias migratorias en el Mediterráneo se vieron afectadas por procesos como la colonización.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation

Como que los que han ido de aquí a otros paises, no han violado ni nada, a las mujeres autoctonas del lugar .

NaBarrikola
4 de abril
4 de abril
Mensajes: 552
Registrado: Lun Ago 06, 2018 7:54 pm

Re: La violación como herramienta

Mensaje por NaBarrikola » Lun Ago 13, 2018 6:22 am

haces muy a menudo esto de cortar y pegar un articulo entero en vez de publicar un enlace o construir un argumento propio basado en el?
Que forma mas mezquina de justificar y silenciar las violaciones, basicamente dices que pueden venir aqui a violar por que ha habido en la historia hombres europeos que han ido alli y han violado mujeres

Zumaque escribió:
Lun Ago 13, 2018 6:03 am
NaBarrikola escribió:
Dom Ago 12, 2018 10:15 pm
y las manadas argelinas, y las manadas marroquis, por que no se dice nada de ellas si son mucho mas habituales? deberias tomarte mas en serio el masivo incremento de violaciones en Suecia y Alemania
Zumaque escribió:
Dom Ago 12, 2018 4:56 pm

Los de la manada son made in sapain, si lo dices, porque los violadores son inmigrantes musulmanes.
Las dos mentiras históricas sobre la migración en el Mediterráneo

Felicita Tramontana

Investigadora en Marie Skłodowska-Curie de la Universidad de Warwick

Más de Opinión

Los afiliados de los partidos políticos más allá de las élites La patria de la memoria es la juventud La corrupción, clave en la elección de los nuevos gobiernos de México y Colombia La expansión humana más allá del planeta Tierra La ‘inviolabilidad’ de Trump: ¿Por qué es tan difícil que viva una ‘moción de censura’?

Ver más »
Ahora en portada

Pablo Casado, tras ser elegido nuevo presidente del PP en el congreso extraordinario del partido conservador del pasado julio. REUTERS/Javier BarbanchoEl PP no recuperará la sangría de votos fugados a Ciudadanos Valerio, con Pepe Álvarez, este domingo en Barcelona. EFE/Enric FontcubertaValerio insinúa que Casado intenta escorar a España hacia la extrema derecha Lucía Mbomío"Estoy hartita del estereotipo de la negra caliente y facilona o el de la desvalida que necesita ser salvada" Una persona sostiene una pelota de golf con una esvástica dibujada.<br>REUTERS/Carlo Allegri/ArchivoSalvini no es un caso aislado: así ha resucitado el fantasma del fascismo en Europa Viviana López y sus hijos entregan 93.000 firmas en la Comunidad de Madrid pidiendo una vivienda social / Europa PressUna madre y sus seis hijos viven desde hace más de un mes en un albergue tras ser desahuciados

12/08/2018

El discurso racista que ha encontrado terreno fértil en el debate público sobre la migración en Europa se basa fundamentalmente en dos suposiciones erróneas: que la migración es un fenómeno nuevo y que el Mediterráneo ha estado “dividido” desde antiguo, en el sentido de que la población siempre se ha desplazado desde la desfavorecida ribera sur hasta la próspera ribera norte.

La migración ocupa un lugar central en la historia del Mediterráneo, y hay una rica tradición de conexión entre sus dos riberas. A principios de la Edad Moderna, entre los siglos XVI y XVIII aproximadamente, la movilidad era intensa y variada, de forma similar a como lo es hoy.

A principios de la Edad Moderna era principalmente la población de Europa la que se desplazaba a África y al Oriente Medio en busca de una vida mejor o para escapar de la persecución religiosa. Esta tendencia aumentó en el siglo XIX. Desde la década de 1830, los campesinos empobrecidos de España, Malta, Italia y Francia migraron en masa hacia África del Norte. La migración italiana alcanzó su nivel más alto en las primeras décadas del siglo XX, cuando registró un promedio de 12.770 emigrantes al año.
Motivos de los desplazamientos

Muchas de las personas que cruzaban el Mediterráneo a principios de la Edad Moderna lo hacían contra su voluntad, para huir de la guerra o de la persecución política o religiosa. El caso más manifiesto de lo que hoy llamaríamos “refugiados por motivos religiosos” fue la expulsión de miles de judíos y musulmanes de España en 1492. Los judíos expulsados se reasentaron en Grecia, los estados Italianos, África del Norte y el Oriente Medio, que en esa época estaba gobernado por sultanes otomanos. Durante toda la etapa inicial de la Edad Moderna, los judíos se desplazaron hacia el sur, a los territorios del Imperio otomano, para intentar escapar de la persecución que con frecuencia sufrían en Europa.

Otra forma de desplazamiento forzoso estaba relacionada con la trata de personas. Las antiguas rutas del comercio de esclavos que cruzaban la región desde la antigüedad favorecían la llegada de esclavos africanos a Europa y a los territorios del Imperio otomano. Los habitantes de las costas de España, África del Norte, Italia y Palestina también eran capturados a menudo durante los frecuentes ataques de piratas y vendidos más tarde como esclavos. En las redes de piratas y corsarios podían caer fácilmente buques y embarcaciones de diversas dimensiones, lo que daba lugar a que se vieran esclavizados, asimismo, muchos ingleses y holandeses.

La población también viajaba a través del Mediterráneo por voluntad propia. La región siempre se ha caracterizado por constantes desplazamientos de soldados, peregrinos, diplomáticos y viajeros. Al igual que hoy, se desplazaban hombres y mujeres en busca de una vida mejor, con la salvedad de que, a principios de la Edad Moderna, tales desplazamientos tenían lugar en su mayor parte desde la ribera norte hacia la ribera sur del Mediterráneo.
Conocer a los vecinos más próximos

Normalmente, la población de Europa se desplazaba al Imperio otomano para buscar fortuna, escapar de la justicia o mejorar sus perspectivas sociales en una tierra que ofrecía grandes oportunidades a los recién llegados. Parte de esa población encontró grandes oportunidades de prosperidad. La historia del Mediterráneo abunda en ejemplos de italianos e ingleses, entre otras nacionalidades, que llegaron a ocupar puestos destacados y de rango en las regencias norteafricanas y en Constantinopla (la actual Estambul).

Fuera cual fuera la razón, el desplazamiento hacia los territorios del Imperio otomano no implicaba necesariamente una ruptura de los lazos personales. En 1591, una joven de Venecia, Beatrice Michiel, se embarcó rumbo a Constantinopla, donde se reunió con su hermano, Gazanfer. Este, esclavizado de niño y formado en la corte del Imperio otomano, se había convertido en uno de los sirvientes de confianza del sultán y llegó a ocupar altos cargos en la jerarquía otomana. Durante los más de 20 años que vivió en Constantinopla, Gazanfer nunca perdió el contacto con su madre y su hermana en Venecia, y esta última posteriormente decidió reunirse con él.

También circulaban bienes, objetos y alimentos. Entre los siglos XVI y XVIII, las élites europeas sentían fascinación por la cultura turca. La moda de estilo otomano inspiraba la música, la arquitectura y toda clase de artículos.Las cartas de quienes se habían establecido de forma permanente en tierras otomanas y las historias de los esclavos rescatados que volvieron a su país de origen, los mercaderes y los viajantes también contribuyeron a que circularan relatos e ideas sobre los “vecinos”. Entre las historias que circularon en la Venecia del siglo XVII, una de las más célebres es la de Roxelana, una niña esclava cristiana, nacida en Rohatyn (en la actual Ucrania), que se casó con Solimán el Magnífico y recibió el nombre de Hürrem Sultan. Estas historias avivaban la curiosidad de la población y alimentaban su deseo de cruzar el mar.

A principios de la Edad Moderna, las normativas que regulaban la llegada de extranjeros, los controles de fronteras y las políticas de acogida eran muy diversas en el Mediterráneo. Con frecuencia las autoridades adoptaban un enfoque muy práctico. Así, en los siglos XV y XVI, el Estado otomano acogió refugiados judíos con el fin de aprovechar sus competencias técnicas y sus redes comerciales.

Puesto que en esa época todavía no había nacido la ideología del estado-nación del siglo XIX, en las políticas de acogida a veces tenían un mayor peso factores como la religión, y no la “ciudadanía” ni el origen. Por ejemplo, durante la Reforma, el Papa intentó restringir la llegada y la estancia de protestantes en el Estado pontificio. En el Imperio otomano la pertenencia religiosa también influía en la política de integración, pues las comunidades religiosas se encargaban de proporcionar asistencia a los recién llegados que pertenecían a su misma confesión religiosa.
Un cambio de dirección

Esta tendencia prevalente de las migraciones que cruzaban el Mediterráneo de norte a sur se mantuvo hasta el siglo XX. A partir de ese momento, se produjo un cambio en la dirección contraria. Tuvo lugar un primer flujo de campesinos empobrecidos que se desplazaron desde África del Norte hacia Europa a causa de la colonización europea; posteriormente, tras los movimientos de independencia que tuvieron lugar después de la Segunda Guerra Mundial, se produjo el regreso de los europeos que se habían establecido en las colonias. Más tarde, en los años setenta, la llegada de trabajadores procedentes del sur del Mediterráneo se vio impulsada por los Gobiernos europeos que necesitaban mano de obra.

Las causas de este cambio de dirección en los flujos migratorios deben buscarse en procesos económicos y políticos que se iniciaron ya en el siglo XVII, como, por ejemplo, la creciente influencia del poder europeo. Esta evolución llegará a reconfigurar la relación económica entre las dos riberas del Mediterráneo. Con el tiempo acabará dando lugar a la transformación del Oriente Medio y África del Norte, durante los siglos posteriores, en proveedores de materias primas para las fábricas francesas y británicas y allanando el camino de la colonización.

Todo lo expuesto muestra que la dirección de las migraciones no es inmutable, sino que, al contrario, se ve influida por las circunstancias históricas. También pone de manifiesto el modo en que las tendencias migratorias en el Mediterráneo se vieron afectadas por procesos como la colonización.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation

Como que los que han ido de aquí a otros paises, no han violado ni nada, a las mujeres autoctonas del lugar .

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 17098
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: La violación como herramienta

Mensaje por Zumaque » Lun Ago 13, 2018 9:13 am

NaBarrikola escribió:
Lun Ago 13, 2018 6:22 am
haces muy a menudo esto de cortar y pegar un articulo entero en vez de publicar un enlace o construir un argumento propio basado en el?
Que forma mas mezquina de justificar y silenciar las violaciones, basicamente dices que pueden venir aqui a violar por que ha habido en la historia hombres europeos que han ido alli y han violado mujeres

Zumaque escribió:
Lun Ago 13, 2018 6:03 am
NaBarrikola escribió:
Dom Ago 12, 2018 10:15 pm
y las manadas argelinas, y las manadas marroquis, por que no se dice nada de ellas si son mucho mas habituales? deberias tomarte mas en serio el masivo incremento de violaciones en Suecia y Alemania

Las dos mentiras históricas sobre la migración en el Mediterráneo

Felicita Tramontana

Investigadora en Marie Skłodowska-Curie de la Universidad de Warwick

Más de Opinión

Los afiliados de los partidos políticos más allá de las élites La patria de la memoria es la juventud La corrupción, clave en la elección de los nuevos gobiernos de México y Colombia La expansión humana más allá del planeta Tierra La ‘inviolabilidad’ de Trump: ¿Por qué es tan difícil que viva una ‘moción de censura’?

Ver más »
Ahora en portada

Pablo Casado, tras ser elegido nuevo presidente del PP en el congreso extraordinario del partido conservador del pasado julio. REUTERS/Javier BarbanchoEl PP no recuperará la sangría de votos fugados a Ciudadanos Valerio, con Pepe Álvarez, este domingo en Barcelona. EFE/Enric FontcubertaValerio insinúa que Casado intenta escorar a España hacia la extrema derecha Lucía Mbomío"Estoy hartita del estereotipo de la negra caliente y facilona o el de la desvalida que necesita ser salvada" Una persona sostiene una pelota de golf con una esvástica dibujada.<br>REUTERS/Carlo Allegri/ArchivoSalvini no es un caso aislado: así ha resucitado el fantasma del fascismo en Europa Viviana López y sus hijos entregan 93.000 firmas en la Comunidad de Madrid pidiendo una vivienda social / Europa PressUna madre y sus seis hijos viven desde hace más de un mes en un albergue tras ser desahuciados

12/08/2018

El discurso racista que ha encontrado terreno fértil en el debate público sobre la migración en Europa se basa fundamentalmente en dos suposiciones erróneas: que la migración es un fenómeno nuevo y que el Mediterráneo ha estado “dividido” desde antiguo, en el sentido de que la población siempre se ha desplazado desde la desfavorecida ribera sur hasta la próspera ribera norte.

La migración ocupa un lugar central en la historia del Mediterráneo, y hay una rica tradición de conexión entre sus dos riberas. A principios de la Edad Moderna, entre los siglos XVI y XVIII aproximadamente, la movilidad era intensa y variada, de forma similar a como lo es hoy.

A principios de la Edad Moderna era principalmente la población de Europa la que se desplazaba a África y al Oriente Medio en busca de una vida mejor o para escapar de la persecución religiosa. Esta tendencia aumentó en el siglo XIX. Desde la década de 1830, los campesinos empobrecidos de España, Malta, Italia y Francia migraron en masa hacia África del Norte. La migración italiana alcanzó su nivel más alto en las primeras décadas del siglo XX, cuando registró un promedio de 12.770 emigrantes al año.
Motivos de los desplazamientos

Muchas de las personas que cruzaban el Mediterráneo a principios de la Edad Moderna lo hacían contra su voluntad, para huir de la guerra o de la persecución política o religiosa. El caso más manifiesto de lo que hoy llamaríamos “refugiados por motivos religiosos” fue la expulsión de miles de judíos y musulmanes de España en 1492. Los judíos expulsados se reasentaron en Grecia, los estados Italianos, África del Norte y el Oriente Medio, que en esa época estaba gobernado por sultanes otomanos. Durante toda la etapa inicial de la Edad Moderna, los judíos se desplazaron hacia el sur, a los territorios del Imperio otomano, para intentar escapar de la persecución que con frecuencia sufrían en Europa.

Otra forma de desplazamiento forzoso estaba relacionada con la trata de personas. Las antiguas rutas del comercio de esclavos que cruzaban la región desde la antigüedad favorecían la llegada de esclavos africanos a Europa y a los territorios del Imperio otomano. Los habitantes de las costas de España, África del Norte, Italia y Palestina también eran capturados a menudo durante los frecuentes ataques de piratas y vendidos más tarde como esclavos. En las redes de piratas y corsarios podían caer fácilmente buques y embarcaciones de diversas dimensiones, lo que daba lugar a que se vieran esclavizados, asimismo, muchos ingleses y holandeses.

La población también viajaba a través del Mediterráneo por voluntad propia. La región siempre se ha caracterizado por constantes desplazamientos de soldados, peregrinos, diplomáticos y viajeros. Al igual que hoy, se desplazaban hombres y mujeres en busca de una vida mejor, con la salvedad de que, a principios de la Edad Moderna, tales desplazamientos tenían lugar en su mayor parte desde la ribera norte hacia la ribera sur del Mediterráneo.
Conocer a los vecinos más próximos

Normalmente, la población de Europa se desplazaba al Imperio otomano para buscar fortuna, escapar de la justicia o mejorar sus perspectivas sociales en una tierra que ofrecía grandes oportunidades a los recién llegados. Parte de esa población encontró grandes oportunidades de prosperidad. La historia del Mediterráneo abunda en ejemplos de italianos e ingleses, entre otras nacionalidades, que llegaron a ocupar puestos destacados y de rango en las regencias norteafricanas y en Constantinopla (la actual Estambul).

Fuera cual fuera la razón, el desplazamiento hacia los territorios del Imperio otomano no implicaba necesariamente una ruptura de los lazos personales. En 1591, una joven de Venecia, Beatrice Michiel, se embarcó rumbo a Constantinopla, donde se reunió con su hermano, Gazanfer. Este, esclavizado de niño y formado en la corte del Imperio otomano, se había convertido en uno de los sirvientes de confianza del sultán y llegó a ocupar altos cargos en la jerarquía otomana. Durante los más de 20 años que vivió en Constantinopla, Gazanfer nunca perdió el contacto con su madre y su hermana en Venecia, y esta última posteriormente decidió reunirse con él.

También circulaban bienes, objetos y alimentos. Entre los siglos XVI y XVIII, las élites europeas sentían fascinación por la cultura turca. La moda de estilo otomano inspiraba la música, la arquitectura y toda clase de artículos.Las cartas de quienes se habían establecido de forma permanente en tierras otomanas y las historias de los esclavos rescatados que volvieron a su país de origen, los mercaderes y los viajantes también contribuyeron a que circularan relatos e ideas sobre los “vecinos”. Entre las historias que circularon en la Venecia del siglo XVII, una de las más célebres es la de Roxelana, una niña esclava cristiana, nacida en Rohatyn (en la actual Ucrania), que se casó con Solimán el Magnífico y recibió el nombre de Hürrem Sultan. Estas historias avivaban la curiosidad de la población y alimentaban su deseo de cruzar el mar.

A principios de la Edad Moderna, las normativas que regulaban la llegada de extranjeros, los controles de fronteras y las políticas de acogida eran muy diversas en el Mediterráneo. Con frecuencia las autoridades adoptaban un enfoque muy práctico. Así, en los siglos XV y XVI, el Estado otomano acogió refugiados judíos con el fin de aprovechar sus competencias técnicas y sus redes comerciales.

Puesto que en esa época todavía no había nacido la ideología del estado-nación del siglo XIX, en las políticas de acogida a veces tenían un mayor peso factores como la religión, y no la “ciudadanía” ni el origen. Por ejemplo, durante la Reforma, el Papa intentó restringir la llegada y la estancia de protestantes en el Estado pontificio. En el Imperio otomano la pertenencia religiosa también influía en la política de integración, pues las comunidades religiosas se encargaban de proporcionar asistencia a los recién llegados que pertenecían a su misma confesión religiosa.
Un cambio de dirección

Esta tendencia prevalente de las migraciones que cruzaban el Mediterráneo de norte a sur se mantuvo hasta el siglo XX. A partir de ese momento, se produjo un cambio en la dirección contraria. Tuvo lugar un primer flujo de campesinos empobrecidos que se desplazaron desde África del Norte hacia Europa a causa de la colonización europea; posteriormente, tras los movimientos de independencia que tuvieron lugar después de la Segunda Guerra Mundial, se produjo el regreso de los europeos que se habían establecido en las colonias. Más tarde, en los años setenta, la llegada de trabajadores procedentes del sur del Mediterráneo se vio impulsada por los Gobiernos europeos que necesitaban mano de obra.

Las causas de este cambio de dirección en los flujos migratorios deben buscarse en procesos económicos y políticos que se iniciaron ya en el siglo XVII, como, por ejemplo, la creciente influencia del poder europeo. Esta evolución llegará a reconfigurar la relación económica entre las dos riberas del Mediterráneo. Con el tiempo acabará dando lugar a la transformación del Oriente Medio y África del Norte, durante los siglos posteriores, en proveedores de materias primas para las fábricas francesas y británicas y allanando el camino de la colonización.

Todo lo expuesto muestra que la dirección de las migraciones no es inmutable, sino que, al contrario, se ve influida por las circunstancias históricas. También pone de manifiesto el modo en que las tendencias migratorias en el Mediterráneo se vieron afectadas por procesos como la colonización.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation

Como que los que han ido de aquí a otros paises, no han violado ni nada, a las mujeres autoctonas del lugar .
Pues si las violaciones han existido desde siempre y ha habido casos de todas las razas, españoles, marroquis, asiaticos etc.
Agresiones Invisibles
La punta del iceberg

En España, tres mujeres denuncian violaciones cada día. Pero la violencia sexual está en todas partes. Es una pandemia mundial
01
La punta del iceberg

María Hernández (@maria__hdez) Virginia Hernández (@vir_hernandez)

Lola volvía a casa del súper. Era pronto, pero ya había anochecido. Un chico le pidió que dejara abierto el portal y no tuvo problema: "Estaba tranquila". Arriba, en el tercer piso, esperaban su marido, su bebé y un amigo. "En el primer rellano me cogió, me estampó contra la pared y me metió mano. Me pude zafar y salir corriendo, pero no conseguí gritar. Era como en las películas, abría la boca y no salía sonido".
El miedo a volver a casa de noche es común para la mayoría de las mujeres. Así son las sensaciones.

Ana: "Lo peor fue la tara que se me quedó. Lo veía por todas partes y no soportaba ir en transporte público"

En el caso de Marta* era verano y plena luz del día. Pasaba unos días en un pueblo y salió a dar una vuelta por el campo. Se agachó para atarse las zapatillas. Vio a un señor en el que no había reparado. Siguió caminando y en la tercera curva, se lo volvió a encontrar: "Estaba desnudo y tocándose. Me miraba. Eché a correr y, a la media hora, di media vuelta. Seguía desnudo y no me quitaba ojo. Pasé a su lado, pero no bajó la mirada. Sentí mucha vergüenza y decidí no contarlo. A las horas, se lo comenté a mi chico. Me sentía sucia".

Marta: "Me vine arriba y le exigí que me mirara. No fue capaz, se derrumbó y me pidió perdón"

Ana se bajó del autobús a la altura de Las Rozas (Madrid). Se dirigía con los cascos puestos a subir al puente para cruzar la autopista. Un hombre la siguió, le tocó el culo y la increpó. "No tenía escape. Si subía al puente, no había nadie más. Fui corriendo hacia una ITV cercana y los chicos salieron a por él. Cogió el autobús en sentido Madrid. Lo peor fue la tara que se me quedó: lo veía por todas partes y no soportaba ir en transporte público".

"Soy una persona de carácter", asegura Lola, "si me preguntas antes de aquello digo que me sé defender. Pero no, no me defendí. Tengo pendiente aprender defensa personal. Lo que consigue en unos minutos, que no son nada para él, es meter miedo a la otra persona". Marta fue con su pareja a casa del hombre. Él dijo que no sabía quién era. "Me vine arriba y le exigí que me mirara a la cara. No fue capaz, se derrumbó y me pidió perdón. Yo ya tengo una edad, pero ¿y si le pasa a una adolescente?".

Las agresiones sexuales forman parte de nuestro día a día. Están en cada calle por la que pasea una mujer mientras escucha algún comentario desagradable que muchos entienden como piropo. Están cada vez que a una chica le tocan el culo en una discoteca o en el camino de regreso a su casa. Están en España y en todas partes: en las universidades de Estados Unidos, en las aceras de Buenos Aires, en los vagones de metro de Japón... La violencia sexual es una pandemia mundial, pero no la vemos. O no la queremos ver. Las agresiones sexuales son invisibles. Voluntariamente invisibles.

Lola: "Lo que consigue en unos minutos, que no son nada para él, es meter miedo a la otra persona"

¿Por qué miramos para otro lado? "Encararlas sería al final cuestionar el sistema en el que vivimos, un sistema que se apuntala en valores como el machismo, el sexismo o la homofobia. Cuestionar este tipo de conductas implica reconocer que nuestra sociedad está haciendo algo mal" y no estamos dispuestos a ese nivel de autocrítica, considera Marta Monllor, directora técnica de la Fundación para la Convivencia Aspacia.

Preferimos levantar la alfombra y esconder debajo los abusos nuestros de cada día. Acumulamos unos casos encima de otros hasta que algunas víctimas, muy pocas en proporción, se atreven a dar un paso al frente. En España, sólo un 20% de las personas afectadas denuncia haber sufrido violencia física o sexual. Ellas son la punta de un iceberg que aguarda su particular Titanic para salir a la luz y revelar su verdadera inmensidad.

TXEMARY
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 4082
Registrado: Dom Mar 19, 2006 4:09 pm
Ubicación: Sofá

Re: La violación como herramienta

Mensaje por TXEMARY » Lun Ago 13, 2018 12:14 pm

roge escribió:
Dom Ago 12, 2018 3:24 pm
Para que paséis del tema y tal.

https://www.mediterraneodigital.com/esp ... manes.html
Sólo por curiosidad: Haz un estudio de los detenidos en las fiestas patronales de Pamplona, Vitoria, Tudela, Zarautz,.... es decir de las ciudades y pueblos más cercanos y coméntanos luego el resultado

Mira si se puede manipular:
Detienen un inspector jefe de los antidisturbios de València
La Policía Local se personó en la zona inglesa tras la llamada de un taxista al que estaba increpando; dos agentes resultaron heridos leves en la intervención
Según tu teoría todos los antidisturbios son iguales :twisted: :twisted: :twisted: :twisted: :twisted: :twisted: :twisted:
Tranki

Avatar de Usuario
rotean
6 de junio
6 de junio
Mensajes: 1178
Registrado: Vie Mar 12, 2010 9:47 am

Re: La violación como herramienta

Mensaje por rotean » Lun Ago 13, 2018 3:57 pm

:wink: No es una herramienta… Es un despreciable deseo de una gentuza, que encima que viven a nuestra costa sin dar golpe, se permiten violar o agredir a nuestras mujeres... porque saben que en España lo pueden hacer tranquilamente. Estas noticias no salen en los medios normales y mucho menos en la televisión, para no crear una alarma social, pero son muchos los casos, además no se cortan ni un pelo.

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 17098
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: La violación como herramienta

Mensaje por Zumaque » Lun Ago 13, 2018 4:11 pm

rotean escribió:
Lun Ago 13, 2018 3:57 pm
:wink: No es una herramienta… Es un despreciable deseo de una gentuza, que encima que viven a nuestra costa sin dar golpe, se permiten violar o agredir a nuestras mujeres... porque saben que en España lo pueden hacer tranquilamente. Estas noticias no salen en los medios normales y mucho menos en la televisión, para no crear una alarma social, pero son muchos los casos, además no se cortan ni un pelo.
Creo que se está creando mucha alarma social con todo lo que rodea la inmigración y os lo creeis todo. Donde vivo, terminaron el Jueves, una semana de fiestas y no ha pasado nada y eso que tenemos mucha inmigración.

Avatar de Usuario
roge
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 6373
Registrado: Dom Mar 28, 2010 5:13 am
Ubicación: Ubicado.

Re: La violación como herramienta

Mensaje por roge » Lun Ago 13, 2018 5:45 pm

TXEMARY escribió:
Lun Ago 13, 2018 12:14 pm
roge escribió:
Dom Ago 12, 2018 3:24 pm
Para que paséis del tema y tal.

https://www.mediterraneodigital.com/esp ... manes.html
Sólo por curiosidad: Haz un estudio de los detenidos en las fiestas patronales de Pamplona, Vitoria, Tudela, Zarautz,.... es decir de las ciudades y pueblos más cercanos y coméntanos luego el resultado

Mira si se puede manipular:
Detienen un inspector jefe de los antidisturbios de València
La Policía Local se personó en la zona inglesa tras la llamada de un taxista al que estaba increpando; dos agentes resultaron heridos leves en la intervención
Según tu teoría todos los antidisturbios son iguales :twisted: :twisted: :twisted: :twisted: :twisted: :twisted: :twisted:
Bueno, primero hay que saber qué es para ti una teoría, y en qué parte de mi texto la has encontrado.

No sé si la habrás encontrado en esa parte que dice: "Para que paséis del tema", ó por el contrario, la has encontrado en esa otra descrita como: "y tal"
A fin de cuentas...todos Españoles.

Avatar de Usuario
roge
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 6373
Registrado: Dom Mar 28, 2010 5:13 am
Ubicación: Ubicado.

Re: La violación como herramienta

Mensaje por roge » Lun Ago 13, 2018 6:31 pm

Y mira, que te he hecho caso y algo sí que he encontrado:

https://www.mediterraneodigital.com/suc ... udela.html

Te coronas.
A fin de cuentas...todos Españoles.

NaBarrikola
4 de abril
4 de abril
Mensajes: 552
Registrado: Lun Ago 06, 2018 7:54 pm

Re: La violación como herramienta

Mensaje por NaBarrikola » Lun Ago 13, 2018 6:40 pm

no, no todos los hombres son iguales ni todas las culturas son iguales, si que quereis que las mujeres europeas vivan como las mujeres marroquis teneis un gran problema y si para satisfacer vuestra autocomplacencia hay que hacer la vista gorda con las violaciones y trata de personas cometidas por immigrantes latinos, marroquis y rumanos no lo vamos a tolerar. Comparar el riesgo de ser violada y asaltada en esos paises y en Europa, investigar que numero de violaciones y delitos de violencia sexual son cometidos por emigrantes de esos paises en Suecia y Alemania, donde se estan tomando medidas excepcionales como recomendar que las mujeres no salgan solas por la calle, cerrar festivales de musica etc, donde el numero de violaciones se multiplica exponencialmente relacionado a la llegada de emigrantes de esos paises. Como referencia ya que no os vais a molestar en buscar datos, no vaya a ser que tengais que cambiar de opinion, mirar solo uno, cual es el porcentaje de latinos y marroquis en Este pais y en que cantidad estan representados en las carceles, son los dos porcentajes iguales? no, estos paises estan mucho mas representados en las carceles por que cometen mas delitos, y dado el tipo de cultura del que vienen muchos de esos delitos son de caracter sexual, y si os habeis atrevido a hacer eso, ahora escribir en google, Estocolmo capital europea de la violacion, Violaciones grupales de Colonia, Argelinos retienen menores por 48 horas y las drogan y violan, no no vereis a las de 'la manada;yo si te creo hermana' hablando de esto, y luego os extranara que la ultraderecha lidere las encuestas en Suecia, un pais socialdemocrata hasta la medula que hasta hace poco era el paraiso liberal de Europa, destruido por gente como vosotros, por mi parte en cuanto salga un partido soberanismo navarro que no comulgue con la immigracion masiva y el feminismo falso, le votare, mientras tanto jamas votare a la izquierda mientras siga con este discurso

NaBarrikola
4 de abril
4 de abril
Mensajes: 552
Registrado: Lun Ago 06, 2018 7:54 pm

Re: La violación como herramienta

Mensaje por NaBarrikola » Lun Ago 13, 2018 6:48 pm

Por Ingrid Carlqvist y Lars Hedegaard (R).- En 1975, el Parlamento sueco decidió por unanimidad cambiar la Suecia homogénea en un país multicultural. Cuarenta años más tarde surgen las dramáticas consecuencias de este experimento: el crimen violento se ha incrementado en un 300%.

Sin embargo, al ver el número de violaciones, el aumento es aún peor. En 1975, se reportaron 421 violaciones a la policía; en el año 2014, el número fue de 6.620. Esto supone un incremento del 1.472%.

Suecia ocupa ahora la posición número dos en la lista de violaciones del mundo. Según una encuesta de 2010, Suecia, con 53,2 violaciones por cada 100.000 habitantes, es superada únicamente por el pequeño reino de Lesoto en el sur de África, con 91,6 violaciones por cada 100.000 habitantes.

Según las cifras publicadas por el Consejo Nacional Sueco para la Prevención del Delito (Brottsförebyggande rådet; conocido como Brå) — un organismo que depende del Ministerio de Justicia — 29.000 mujeres suecas reportaron haber sido violadas durante el 2011, (esto indica que menos del 25% de las violaciones se denuncian a la policía).

Extrañas explicaciones

En lugar de tomar cartas en el asunto acerca del problema de violencia y violaciones, los políticos suecos, las autoridades públicas y los medios de comunicación hacen su mejor esfuerzo para explicar los hechos. Estas son algunas de sus explicaciones:

-Los suecos se han vuelto más propensos a reportar crímenes.
-La ley ha sido modificada de manera que más delitos sexuales se clasifican ahora como violación.
-Los hombres suecos no pueden admitir una mayor igualdad entre los sexos y reaccionan con violencia contra las mujeres (quizás ésta es la excusa más extravagante).

Un mito feminista de larga data dice que el lugar más peligroso para una mujer es su propia casa, y que la mayoría de las violaciones son cometidas por alguien que ella conoce. Esta afirmación fue refutada por el informe de Brå:

“En el 58% de los casos, el agresor fue totalmente desconocido por la víctima. En el 29% de los casos el agresor fue un conocido, y en el 13% de los casos el agresor fue una persona cercana a la víctima”.

Brå informa que no hay grandes diferencias entre mujeres de origen sueco o extranjero cuando se trata del riesgo de ser violadas. De manera significativa el informe no menciona el trasfondo de los violadores.

Sin paralelo

En 1975, año en el que los políticos decidieron que Suecia debía convertirse en multicultural, la población sueca se situaba en 8.208.442 personas. Para el año 2014 había crecido hasta 9.743.087 — un aumento del 18,7%. Este crecimiento se debe completamente a la inmigración, ya que las mujeres suecas tienen un promedio de 1,92 hijos en comparación con el 2,24 de las mujeres inmigrantes. Sin embargo, se debe tener en cuenta que en las estadísticas, los inmigrantes de segunda generación se cuentan como suecos.

El reciente crecimiento de la población de Suecia no tiene paralelo. Nunca antes en la historia del país el número de habitantes aumentó tan rápido. Suecia es ahora el país con mayor crecimiento en Europa.

Durante los últimos 10 a 15 años, los inmigrantes han llegado principalmente de países musulmanes como Irak, Siria y Somalia. ¿Podría esta afluencia masiva explicar el aumento explosivo de violaciones en Suecia? Es difícil dar una respuesta precisa ya que la ley sueca prohíbe hacer registros basados en la raza o la religión de las personas. Una explicación posible es que, en la mayoría de los casos, las personas del Medio Oriente tienen una visión muy diferente de las mujeres y del sexo de la que tienen los escandinavos. Y a pesar de los intentos por parte del establishment sueco para convencer a la población de que cualquier persona que pone un pie en suelo sueco se vuelve exactamente igual a quienes han vivido aquí por decenas de generaciones, los hechos apuntan en una dirección completamente diferente.

La última encuesta estadística de criminalidad inmigrante comparada con la criminalidad de los suecos se hizo en 2005. Los resultados prácticamente nunca se mencionan. No sólo eso, sino que cualquiera que se atreva a hacer referencia a los mismos, por ejemplo, en los medios sociales, es atacado brutalmente.

Denigración de los grupos étnicos

Michael Hess, un político del Partido Demócrata Sueco, animó a los periodistas suecos a familiarizarse con la opinión que el Islam tiene de la mujer, en relación con las múltiples violaciones que tuvieron lugar en la plaza Tahrir de El Cairo durante la “primavera árabe”. Hess escribió:

“¿Cuándo van a darse cuenta los periodistas de que violar y maltratar a las mujeres que se niegan a cumplir con las enseñanzas islámicas es algo que está profundamente arraigado en la cultura del Islam? Hay una fuerte conexión entre las violaciones en Suecia y el número de inmigrantes de la región de países MENA (Medio Oriente y África del Norte)”.

Esta observación llevó a Michael Hess a ser acusado de “denigración de grupos étnicos” (hets mot folkgrupp), un delito en Suecia. En mayo del año pasado, se le suspendió una sentencia de cárcel y se le impuso una multa. La suspensión se debió al hecho de que no tenía antecedentes penales. El veredicto ha sido apelado ante un tribunal superior.

Durante muchos años Michael Hess vivió en países musulmanes, y conoce bien el Islam y su visión de la mujer. Durante su juicio proporcionó evidencia de cómo la ley Sharia trata las violaciones, así como estadísticas para indicar que los musulmanes tienen una representación excesiva entre los autores de violaciones en Suecia. Sin embargo, el tribunal decidió que los hechos eran irrelevantes:

“La Corte (tingsrätt) señala que el asunto de si el pronunciamiento de Michael Hess es cierto o no, o parece ser cierto a Michael Hess, no tiene relación con el caso. La declaración de Michael Hess debe juzgarse de acuerdo al momento y contexto… al momento de la infracción Michael Hess no se refirió ni a la investigación establecida ni a las fuentes islámicas. Fue solamente en relación con su acusación que Michael Hess trató de encontrar apoyo en la investigación y escritos religiosos. El Tribunal, por lo tanto, señala que el pronunciamiento de Michael Hess obviamente no fue parte de un debate racional (saklig) o digno de confianza (vederhäftig). El pronunciamiento de Michael Hess, debe ser visto por lo tanto, como una expresión de desprecio hacia los inmigrantes que profesan la fe islámica”.

La evidencia estadística

¿Qué se puede deducir de las estadísticas disponibles?

Michael Hess presentó en la corte como evidencia todas las estadísticas existentes acerca de la criminalidad de los inmigrantes en Suecia antes de que el departamento nacional de estadística las dejara de medir. Él trató de encontrar respuestas a dos preguntas:

-Existe una relación entre la incidencia de violaciones y el número de personas de origen extranjero en Suecia?
-¿Existe una relación entre la incidencia de violaciones y algún grupo específico de inmigrantes en Suecia?

La respuesta a ambas preguntas es un rotundo sí. Desde 1960 hasta hoy, 21 informes de investigación presentan conclusiones unánimes: Si son o no medidas por el número de violadores condenados o sospechosos de violación, los hombres de origen extranjero tuvieron una mayor representación que los hombres suecos. La representación de personas de origen extranjero sigue aumentando:

1960’s-1970’s: 1.2-2.6 más veces que los suecos
1980’s: 2.1-4.7 más veces que los suecos
1990’s: 2.1-8.1 más veces que los suecos
2000’s: 2.1-19.5 más veces que los suecos

Incluso cuando se ajusta por variables tales como la edad, el sexo, la clase y el lugar de residencia, la enorme discrepancia entre los inmigrantes y los suecos se mantiene.

Los informes de investigación sobre la delincuencia en Suecia se han convertido en algo raro, pero entre los dieciocho que se hicieron durante los años 1990 y la década del 2000, once abordaron el tema de las violaciones. Dos de estos informes trataban la conexión entre las violaciones y la inmigración, y ambos confirmaron que existe un vínculo.

Estas cifras están disponibles para las autoridades, los políticos y la prensa, sin embargo, ellos insisten en que estas cifras no reflejan la realidad.

Discrepancia evidente

¿Cómo es, entonces, que en 2008, Dinamarca, el país vecino de Suecia, sólo tuviera 7,3 violaciones por cada 100.000 habitantes en comparación con 53,2 en Suecia?

La legislación danesa no es muy diferente de la de Suecia, y no hay ninguna razón obvia por la cual las mujeres danesas deberían estar menos inclinadas a denunciar el haber sido víctimas de violación que sus colegas suecas.

En 2011, se registraron 6.509 violaciones a la policía sueca, pero sólo 392 en Dinamarca. La población de Dinamarca es aproximadamente la mitad del tamaño de la de Suecia, por lo que incluso al ajustar el tamaño, la diferencia es significativa.

En Suecia las autoridades hacen lo que pueden para ocultar el origen de los violadores. En Dinamarca, la oficina nacional de estadística del estado, Estadísticas de Dinamarca, reveló que en 2010 más de la mitad de los violadores condenados eran de origen inmigrante.

Extranjeros sobrerepresentados

Desde el año 2000, sólo ha habido un informe de investigación acerca de la delincuencia de los inmigrantes. Fue hecho en 2006 por Ann-Christine Hjelm de la Universidad Karlstads.

Éste arrojó que en el año 2002, el 85% de los condenados a por lo menos dos años de prisión por violación en Svea Hovrätt, un tribunal de apelaciones, eran extranjeros de nacimiento o pertenecían a la segunda generación de inmigrantes extranjeros.

Un informe de 1996 del Consejo Nacional Sueco para la Prevención del Delito llegó a la conclusión de que los inmigrantes del norte de África (Argelia, Libia, Marruecos y Túnez) eran 23 veces más propensos a cometer violaciones que los hombres suecos. Las cifras de hombres de Irak, Bulgaria y Rumania fueron, respectivamente, 20, 18 y 18. Los hombres del resto de África eran 16 veces más propensos a cometer una violación; y hombres de Irán, Perú, Ecuador y Bolivia, 10 veces más propensos que los hombres suecos.

Violaciones en grupo

En las últimas décadas una nueva tendencia llegó a Suecia con toda su fuerza: la violación en grupo, prácticamente desconocida antes en la historia penal sueca. El número de violaciones en grupo aumentó de manera increíble entre 1995 y 2006. Desde entonces no se han realizado más estudios acerca de las mismas.

Uno de los casos más graves se produjo en 2012, cuando una mujer de 30 años de edad fue violada por ocho hombres en un proyecto de vivienda para solicitantes de asilo, en la pequeña ciudad de Mariannelund. La mujer conocía a un hombre de Afganistán que había vivido en Suecia por algunos años. Él la invitó a salir con él, y ella aceptó. El hombre afgano la llevó a un proyecto de vivienda para refugiados y la dejó indefensa. Durante la noche fue violada repetidamente por los solicitantes de asilo y cuando su “amigo” regresó, también la violó. A la mañana siguiente se las arregló para llamar a la policía. La fiscalía de Suecia ha llamado a éste incidente “el peor crimen de violación en la historia penal sueca”.

Siete de los hombres fueron condenados a entre cuatro años y medio, y seis años y medio de prisión. El tiempo en prisión por lo general se reduce a un tercio, por lo que no pasará mucho tiempo antes de que los hombres estén listos para nuevos ataques — probablemente a mujeres infieles.

En los casos de violación en grupo, las víctimas y los victimarios suelen ser jóvenes y en casi todos los casos, los autores son de origen inmigrante, en su mayoría de países musulmanes. En un asombroso número de casos, los tribunales suecos han demostrado simpatía por los violadores. En varias ocasiones los tribunales han absuelto a los sospechosos que han afirmado que la niña quería sexo con seis, siete u ocho hombres.

Un llamativo incidente se produjo en 2013, en el suburbio de Tensta en Estocolmo. Una niña de 15 años de edad fue encerrada mientras seis hombres de origen extranjero tenían relaciones sexuales con ella. El tribunal de primera instancia condenó a los seis hombres, pero el tribunal de apelaciones los absolvió porque no se había producido violencia, y debido a que el tribunal determinó que la niña “no había estado en un estado de indefensión”.

Este mes, los principales medios de comunicación suecos informaron acerca de una brutal violación en grupo a bordo de la embarcación finlandesa Amorella, que funciona entre Estocolmo y Turku en Finlandia. Grandes titulares dijeron a los lectores que los autores eran suecos:

“Varios hombres suecos sospechosos de violación en ferry finlandés” (Dagens Nyheter).
“Seis hombres suecos violaron a una mujer en el camarote” (Aftonbladet).
“Seis suecos arrestados por violación en Ferry” (Expressen).
“Ocho suecos sospechosos de violación en Ferry” (TT, la Agencia Sueca de Noticias).

En una inspección más cercana, resultó que siete de los ocho sospechosos eran somalíes y uno era iraquí. Ninguno de ellos tenía nacionalidad sueca, por lo que ni siquiera fueron suecos en ese sentido. Según los testigos, el grupo de hombres había estado recorriendo el ferry en busca de sexo. La policía liberó a cuatro de ellos (pero continúan siendo sospechosos), mientras que cuatro (todos somalíes) permanecen bajo custodia.

La emisora de internet Granskning Sverige llamó a los principales periódicos Aftonbladet y Expressen preguntando por qué habían descrito a los autores como “hombres suecos” cuando en realidad eran somalíes. Eso es irrelevante, dijeron los periodistas. Fueron enormemente ofendidos cuando se les preguntó si sentían alguna responsabilidad de advertir a las mujeres suecas de mantenerse alejadas de ciertos hombres. Uno de los periodistas le preguntó por qué debería ser su responsabilidad.

“Si las mujeres supieran, entonces tal vez se mantendrían alejadas de estos hombres y así evitarían ser violadas”, dijo el reportero de Granskning Sverige. Después de lo cual el periodista colgó el teléfono.

*Ingrid Carlqvist y Lars Hedegaard son los editores de Dispatch International.


TXEMARY
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 4082
Registrado: Dom Mar 19, 2006 4:09 pm
Ubicación: Sofá

Re: La violación como herramienta

Mensaje por TXEMARY » Mar Ago 14, 2018 9:19 am

Esta semana una denuncia en Vera, otra en Aoiz, 16/17 en Sanfermines....... ¿Cuántas fueron de musulmanes??
Tranki

Responder