450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robad

Opine sobre cualquier noticia del día que le haya parecido interesante o polémica. Sociedad, política, economía...

Moderador: Diario de Noticias

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 16999
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: 450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robad

Mensaje por Zumaque » Jue Jul 11, 2019 10:05 pm

barskunes escribió:
Jue Jul 11, 2019 7:19 pm
Todo los testimonios que pones no son sino pura propaganda. No hay ningún caso probado. Se ha puesto en marcha una campaña, y hay borregos que se lo creen todo.
Francisco Etxeberria, médico forense, presidente de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y experto en investigaciones en memoria histórica: “no hay constancia del robo de bebés”, aunque sí pudieron ocurrir “innumerables adopciones irregulares o irregularidades en las adopciones (…)
El presidente de Aranzadi se refirió también a libros y documentales televisivos, algunos “sin pruebas”, que han podido contribuir a lo que él entiende una “falsa idea” de robos de bebés. “Hubo irregularidades en las adopciones, porque hubo mujeres que vendieron a niños y gente que también compró niños. ¿Hubo robos en el franquismo? No hemos acreditado ninguno. Tampoco en los últimos años”.
Bebés robados Las asociaciones calculan que 300.000 bebés fueron robados entre 1940 y 1990 en España

La Justicia certifica por primera vez que en España se robaron bebés
La mayoría de los delitos ya han prescrito por lo que será difícil reparar el daño

Bebés robados Qué debes hacer si crees que eres un bebé robado

08.10.2018 | actualización 16:00 horas Por RTVE.es / AGENCIAS
Para todos los públicos Unos 300.000 bebés pudieron ser robados en España
reproducir video 01.57 min
Unos 300.000 bebés pudieron ser robados en España desde finales de la Guerra Civil hasta los años 90

Las asociaciones cifran en 300.000 los bebés que fueron robados en España entre los años 1940 y 1990 después de que la Justicia lo haya certificado por primera vez.

El paso del tiempo se ha convertido en un verdadero problema para las víctimas porque los delitos han prescrito, eso significa que será difícil reparar el daño causado, sólo podrían castigarse los delitos cometidos en la época de los años 90.

"Ya se están moviendo iniciativas parlamentarias para que este tipo de delitos no prescriban, porque ese argumento afectaría a todos los hijos que estén buscando a sus padres y hayan conocido la situación de irregularidad siendo mayores de edad," ha explicado Guillermo Peña, abogado del caso de Inés Madrigal, en una entravista concedida al canal 24h de TVE.

Este lunes la Audiencia Provincial de Madrid ha considerado al doctor Eduardo Vela, de 85 años, culpable de "tráfico de niños", sin embargo no ha sido condenado por que todos los delitos prescribieron hace 31 años. Contra la sentencia cabe recurso y como ha dicho Peña, "llavaremos el caso al Tribunal Supremo" .

La inmensa mayoría de los casos que han llegado a un juzgado han sido cerrados casi inmediatamente ante la imposibilidad de encontrar a muchos de los implicados o testigos, entre doctores, enfermeros, sanitarios, religiosos, padres biológicos y aquellos que no lo son, ya fallecidos cuando se comenzó a investigar.

Y no solo por eso, también ante la dificultad de encontrar documentos que avalen el robo de bebés, principalmente los expedientes de nacimiento de los recién nacidos en los que deberían figurar las personas que atendieron los partos y que mayoritariamente las clínicas aseguran no encontrar por tratarse de archivos de hace décadas que se han perdido o eliminado.
Hay dos procedimientos abiertos

Aunque muy pocas víctimas han conseguido que su caso salga adelante en los juzgados por no poder atribuirle el delito a ninguna persona concreta, en Madrid al menos dos procedimientos continúan abiertos. Es el caso de Adelina Ibañez Mezcua, a quien sor María, presunto cerebro de una trama de bebés robados que murió en 2013, supuestamente le robó a su bebé en 1975 en la clínica Santa Cristina por "haber nacido del pecado" y se lo entregó a un matrimonio.

Unos hechos por los que la monja no podrá responder, pero sí lo hará un médico, único procesado en la causa y segunda persona que se sentará en el banquillo en España por el robo de bebés.

Mientras, el caso más mediático que llevó a un juez a imputar a sor María, el del robo de las gemelas de Purificación Betegón en 1981 en la misma clínica madrileña, está completamente estancado en los tribunales, según fuentes jurídicas consultadas por Efe. Con la principal responsable fallecida, el juez trata de buscar indicios de responsabilidad en otras personas que pudieron participar en los hechos.
Cuál fue el 'modus operandi'

El 'modus operandi' se repite en la mayoría de los casos: matrimonios que no podían tener hijos se ponían en contacto con personas que les podían conseguir uno. En un primer encuentro concretaban la cuantía económica y la forma de entrega del bebé.

En algunos casos les decían que fingieran el embarazo colocándose un cojín en el abdomen, también les pedían que simularan náuseas en presencia de conocidos y vecinos. Después, les atendía una matrona o auxiliar de enfermería que falsificaba, también previo pago, el certificado de alumbramiento y con él acudían al registro civil donde inscribían al bebé como propio.

Casi siempre había religiosos implicados. Uno de los nombres más sonados ha sido siempre el de Sor María quién murió a los tres días de ser citada a declarar. Esta monja en alguna ocasión dijo que eran niños "que habían nacido en pecado" por lo que se los entregaba a los matrimonios que ella consideraba "oportunos".

La Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares, ANADIR, apunta directamente a varias clínicas donde se llevaba a cabo esta práctica. En Madrid, la maternidad de O´Donnell, la clínica San Ramón o la clínica Santa Cristina; en Cádiz hablan del Hospital Zacamola y del Miguel Servet; y en Valencia de la clínica Santa Isabel, Santa Cristina o el ya desaparecido hispital San Ramón de la capital.

Claro los delitos han prescrito, como los abusos por eso no se puede probar nada, no es que no haya ocurrido.

barskunes
6 de junio
6 de junio
Mensajes: 1032
Registrado: Vie Dic 11, 2015 4:58 pm

Re: 450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robad

Mensaje por barskunes » Vie Jul 12, 2019 10:14 am

Lo típico de la propaganda izquierdista. No dan ninguna prueba de lo que dicen. Luego los hechos demuestran que no tienen razón. Pero ellos siguen creyendo lo que les adoctrinan sus comisarios políticos.

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 16999
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: 450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robad

Mensaje por Zumaque » Vie Jul 12, 2019 12:17 pm

barskunes escribió:
Vie Jul 12, 2019 10:14 am
Lo típico de la propaganda izquierdista. No dan ninguna prueba de lo que dicen. Luego los hechos demuestran que no tienen razón. Pero ellos siguen creyendo lo que les adoctrinan sus comisarios políticos.
A mi no me hace falta propaganda de nadie, para saber hace años que esto pasaba, lo hablaban en mi casa.

barskunes
6 de junio
6 de junio
Mensajes: 1032
Registrado: Vie Dic 11, 2015 4:58 pm

Re: 450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robad

Mensaje por barskunes » Vie Jul 12, 2019 2:29 pm

¿Alguna prueba?
Lo que si era de dominio público era que las adolescentes que se quedaban embarazadas no tenían otra opción que deshacerse de los hijos porque no podían alimentarlos. Y los mismos padres de las adolescentes las daban en adopción. Más que hablar de niños robados, deberían de hablar de niños no deseados. Y acababan en un hospicio, o lo adoptaban matrimonios que no podían tener hijos. Otra cosa es que esas adopciones se hicieran ilegalmente.

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 16999
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: 450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robad

Mensaje por Zumaque » Jue Jul 18, 2019 7:05 pm

barskunes escribió:
Jue Jul 11, 2019 7:19 pm
Todo los testimonios que pones no son sino pura propaganda. No hay ningún caso probado. Se ha puesto en marcha una campaña, y hay borregos que se lo creen todo.
Francisco Etxeberria, médico forense, presidente de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y experto en investigaciones en memoria histórica: “no hay constancia del robo de bebés”, aunque sí pudieron ocurrir “innumerables adopciones irregulares o irregularidades en las adopciones (…)
El presidente de Aranzadi se refirió también a libros y documentales televisivos, algunos “sin pruebas”, que han podido contribuir a lo que él entiende una “falsa idea” de robos de bebés. “Hubo irregularidades en las adopciones, porque hubo mujeres que vendieron a niños y gente que también compró niños. ¿Hubo robos en el franquismo? No hemos acreditado ninguno. Tampoco en los últimos años”.
¿Cómo que Inés Madrigal no es un bebé robado?

David Carracedo

Activista de derechos humanos y ex diputado

18/07/2019

En el caso de Inés Madrigal estamos asistiendo un cuestionamiento de los hechos probados judicialmente, manipulando las declaraciones de Inés y tirando de clichés de género que culpan a las madres, a fin de exculpar la conducta de los responsables de las tramas. En este caso del doctor Vela.

Tras la rueda de prensa en la que Inés Madrigal notificaba que había encontrado a su familia biológica, llama la atención como algunos medios han construido un relato que niega que haya existido una trama de bebes robados. Algunos, incluso, ponen en cuestión la profesionalidad del abogado que lleva el caso y otros van más allá y, muy convenientemente, plantean que ya no tiene sentido el recurso sobre la no prescripción de los delitos del doctor Vela ante el Supremo.

Fundamental recordar, sin embargo, que este recurso es clave, pues permitiría reabrir las miles de denuncias archivadas por prescripción. O dicho de otra forma, al considerar que los hechos no han prescrito, permitiría de una vez por todas que se pusiera en marcha una investigación exhaustiva para determinar los hechos detrás de cada denuncia. Recordemos que hablamos de miles de denuncias archivadas con la excusa de la prescripción. Incluso con testimonios de familias que admiten haber pagado para hacerse con un bebé. Con casos tan extravagantes como el de Laura Perales en Almería, que cuando se procedió a la exhumación del féretro del bebe supuestamente muerto, apareció el brazo de adulto, en vez de un cadáver de bebe. Laura contó que se lo quitaron a los dos días de nacer (hay testigos). Dispone además de partes de defunción con causas y horas distintas. El caso fue archivado. En el auto de archivo se alegó la imposibilidad de investigar a fondo por falta de recursos económicos.

Para cualquiera que haya dedicado un tiempo a este tema, es obvio que son muchas y diversas las personas interesadas en que nunca se investigue nada. De un color y de otro. Se olvida frecuentemente que entre las afectadas también hay familias de derechas, incluso franquistas.

Maite Rico publica en vozpopuli una columna que titula «la estafa de los bebes robados». En ella se despacha a gusto sin aparente interés por contrastar sus afirmaciones, empezando por aseverar que Inés Madrigal es «la mujer que acusó a un médico octogenario de haberla robado a su madre para regalarla a otra familia en 1969». Emplazo a la periodista a que revise las numerosas entrevistas que concedió Inés donde siempre dijo que desconocía si fue arrebatada de su madre o su madre era consciente de que vivía. Rogaba al doctor Vela que se lo aclarara.

Maite Rico cita un hilo de twitter de Diego Barcala donde afirma que «La historia no podía ser más atractiva, bebés robados como en Argentina y Chile…[pero] no había pruebas». En el caso de España, en el caso de Inés Madrigal, un tribunal ha considerado que sí había pruebas y ha emitido sentencia. En el resto de casos, por ahora, las afectadas tienen indicios, y reclaman investigaciones precisamente para conseguir esas pruebas.

En un Estado de Derecho la tarea de investigar compete a la policía y a la fiscalía. Resulta de lo más interesante la comparación con Argentina, donde precisamente, fue la implicación del poder ejecutivo, judicial y legislativo la que permitió los reencuentros. Las asociaciones de afectadas y la sociedad civil implicada con ellas, reclamamos al gobierno de España precisamente los mismos instrumentos que se pusieron en marcha en Argentina en pos de la verdad, la reparación y la justicia.

Otro invento de Maite Rico «Madrigal acaba de reconocer […], que fue entregada en adopción de forma voluntaria por su progenitora, ya fallecida». Error. Si hubiera escuchado el audio de la declaración de Inés, lo sabría. Nunca afirma tal cosa. Hasta la Fiscalía Provincial de Madrid rectificó, y en su segunda nota de prensa del viernes 12, afirma que no hubo adopción de ningún tipo. Y lo más asombroso, Maite Rico afirma que ni un caso solo caso de robo de bebés se ha probado en España. Obviamente, no ha indagado mucho, pues casos de robo con reencuentro han salido por doquier en los medios. De izquierda y de derechas.

Hoy y aquí, se trata de que en España se cumplan los Derechos Humanos, no de cuentos de fachas y rojos para mirar a otro lado. Señora Rico, un mínimo de informarse antes de publicar sobre el dolor ajeno.

Y ¿por qué este poner el foco en la mujer -su madre biológica de la que apenas sabemos lo poco que nos ha dicho Inés- y no, en el médico del que hay cientos de folios escritos?

Porque dar veracidad a la errónea afirmación de que Inés fue entregada en adopción «voluntariamente», en la práctica, busca infantilizar y culpabilizar a la madre biológica por lo sucedido. Y afirmar que todo es mentira. Como suele pasar cuando las mujeres son objeto de delitos cometidos por hombres. En este caso, la mujer tiene que pasar una especie de examen colectivo (y desgraciadamente mediático) donde demostrar su pureza como víctima, con todos los atributos posibles del victimario en el imaginario colectivo. Si no lo logra, puede ser usado como atenuante de la culpabilidad del médico. ¿Escandaloso? Como todo lo que tiene que ver con estas tramas nacidas durante la dictadura franquista que se extiende hasta el 2001 y que de forma sistemática han vulnerado los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Hay quien dice que Inés no es una bebé robada. El robo es la apropiación de algo que no te pertenece y disponer de ello a tu voluntad. En el robo puede concurrir engaño, intimidación o violencia.

Por eso, en la ley de bebés robados que se tramitaba en el Congreso proponíamos (de acuerdo con el redactor de la propuesta de ley) la creación de una fiscalía especial de Apropiación de Menores.

Inés Madrigal legalmente nunca existió. El Doctor Vela no dio parte a las autoridades competentes, que nunca tuvieron conocimiento de su existencia. Ni como niña abandonada, ni como niña dada en adopción. El médico, haciéndole un favor a un cura amigo, decidió entregar a Inés a una mujer que era estéril y le firmo un certificado falso de parto que les permitiría inscribir a esa bebe como Inés Madrigal. El doctor Vela se apropió de una niña, robó a una niña, que luego se llamó Inés Madrigal. El origen de la niña era desconocido.

Estos delitos estaban recogidos en la sentencia como detención ilegal, suposición de parto y falsedad documental. Aunque la sentencia considera que han prescrito, eran delitos y siguen siendo delitos. ¿Entonces porque algunos medios plantean que no tiene sentido el recurso ante el supremo para que considere que no han prescrito? ¿Qué ha cambiado?

Nada, pero hay quien quiere enterrar este escándalo, que el Supremo no se pronuncie. Evitar la acción judicial. El dato fundamental resulta ser que la madre biológica «sabía que no saldría de la clínica conmigo», dijo Inés Madrigal. Es decir, como la madre biológica no luchó heroicamente por conservar a su hija, el médico queda exculpado de haber ocultado su nacimiento a las autoridades, quedarse a la niña y disponer de ella como le pareciera. Sin embargo, el problema es que hay cientos de casos donde se denuncia a la clínica San Ramón dirigida por el doctor Vela y que señalan que el médico disponía de una vasta red de captación y distribución de recién nacidos. En palabras de la fiscal, una red de tráfico de niños.

Hay múltiples indicios de que la red de tráfico de bebes era de ámbito estatal, ya fuera en Madrid, Barcelona, Cádiz o Bilbao se alimentaba fundamentalmente por dos vías: decirle a las madres que su bebé había nacido muerto y que se fueran a casa que ya se ocupaban ellos de todos los tramites y, la segunda vía, eran bebes entregados «voluntariamente» por madres jóvenes solteras, con un mandato de género que establecía que no podían tener esos bebes.

Eran mujeres jóvenes, muchas veces menores de edad, de extracción humilde, mujeres expuestas a una interseccionalidad de opresiones. Mujeres embarazadas, sin que el hombre quisiera casarse con ellas. Algunas mujeres trabajando como internas, en servicio doméstico de las casas de la nobleza y la elite económica, expuestas a abusos sexuales del señor o los «señoritos». Algunas mujeres violadas.

El mandato de género de la época (aún hoy algo queda) marcaba la obligación de estar casada para tener relaciones y procrear. Ante un embarazo, estas mujeres tenían la obligación de encontrar una solución si no estaban casadas. Solución que pasaba por deshacerse del bebe, ya fuera aborto ilegal y clandestino con altas probabilidades de fallecer o, con la excusa de irse a trabajar, el ingreso secreto en la red de acogida de múltiples congregaciones de monjas, para la atención en los meses previos al parto y maternidades para la fase final.

A unas calles de donde yo crecí, estaba la maternidad de Peñagrande.

En este contexto, ¿cómo se puede hablar de dar bebes «voluntariamente»? El patriarcado opera con una lógica cruel que culpabiliza a las mujeres hagan o no hagan. Si no se quedaban con el bebé, les hacía responsables de lo que pasara y exoneraban a los traficantes de bebes. Pero si lo reclamaban, o si regresaban a la maternidad de Peñagrande aporreando la puerta para reclamar lo que era suyo (su bebé), llegaba la policía y se la llevaban tildándolas de «locas» y/o «histéricas». Al igual que todas esas madres que vieron y sostuvieron a sus bebes, que saben que no murieron al nacer y a las que durante décadas se las han calificado también de locas; «la pobre, ha perdido la razón». En todos los casos, no han sido consideradas titulares de derechos, no se les ha prestó atención, ni aún hoy se les cree, no se las considera capacitadas, se les infantilizó y se les tuteló «por su bien».

En el caso de la madre de Inés, esta forma patriarcal de entender aquella realidad, alcanzó incluso al primer comunicado de la Fiscalía, que titulada la primera nota que sacó «la fiscalía verifica la versión de que Inés Madrigal fue dada en adopción de forma voluntaria». Es incorrecto y por eso emitieron una segunda nota al día siguiente. Pero el daño ya estaba hecho: se interpretó en el subtexto que la culpa de todo este lío, la tuvo la madre que no se quedó con Inés. Sin embargo, la realidad es que no consta que la madre firmara ningún papel, ni que interviniera un juez para determinar el destino de la niña.

No sabemos qué condicionantes o presiones familiares tuvo la madre biológica de Inés. Lo que sí sabemos es que no pudo ejercer los derechos que legalmente le asistían conforme a la legislación de la época. Por ejemplo, que si la madre le hubiera dado en adopción, legalmente tenía el derecho a comparecer ante un juez y desdecirse en un plazo de 6 meses. Como en tantos otros casos de esta trama, la madre biológica de Inés sufrió una vulneración de sus derechos sexuales y reproductivos, hoy recogidos en la CEDAW (Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer) y otros convenios y tratados internacionales, firmados y ratificados por el Estado español.

Asistimos a una ofensiva mediática. Lo que tenía que ser motivo de alegría para todas las afectadas de las tramas de trafico de bebés -que Inés haya encontrado a su familia biológica-, algunos medios lo han transformado, responsabilizando a la madre biológica. Con ello han puesto otro obstáculo más contra las mujeres que buscan a sus bebés. O que los han encontrado, y además buscan que se haga justicia.

Locas, histéricas, culpabilizadas… tienen claro que la responsabilidad de lo ocurrido es de los médicos y las redes que se lucraban o pagaban favores con el tráfico de bebes. Creo que juntas y cooperando lograrán superar esta nueva contra-reacción patriarcal y obligar a que el Gobierno, de una vez, de pasos efectivos: poner personal ad hoc y recursos económicos para encontrar a los menores desaparecidos, saber la verdad de lo que ocurrió y, acabar con la impunidad de los culpables poniendo los medios para que comparezcan ante la justicia.

Las peticiones principales son sencillas; atención jurídica y psicológica especializada a las afectadas, puesta en marcha de una unidad policial de ámbito estatal que investigue conjuntamente las denuncias y creación de una fiscalía especial de apropiación de menores.

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 16999
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: 450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robad

Mensaje por Zumaque » Jue Jul 25, 2019 9:50 am

barskunes escribió:
Vie Jul 12, 2019 2:29 pm
¿Alguna prueba?
Lo que si era de dominio público era que las adolescentes que se quedaban embarazadas no tenían otra opción que deshacerse de los hijos porque no podían alimentarlos. Y los mismos padres de las adolescentes las daban en adopción. Más que hablar de niños robados, deberían de hablar de niños no deseados. Y acababan en un hospicio, o lo adoptaban matrimonios que no podían tener hijos. Otra cosa es que esas adopciones se hicieran ilegalmente.
Enrique J. Vila Torres Niños robados: sin respuesta del papa Francisco ante la búsqueda de la verdad

Conversamos con el abogado Enrique J. Vila Torres. Sus Cartas de un bastardo al papa (Algaida, 2019) esperan respuesta del pontífice en el camino de arrojar luz sobre el caso de los niños robados.

valencia
25/07/2019 08:53 Actualizado: 25/07/2019 08:53

Hèctor Serra

Ha pasado medio año desde que el presidente de SOS Raíces Adoptados, Enrique Vila, entregó en mano al papa Francisco su libro Lettere di un bastardo al papa. Con este gesto, el abogado valenciano pretendía asegurar que la máxima autoridad de la Iglesia Católica leyera las misivas que le escribió durante dos años con el propósito de pedirle ayuda en la búsqueda de su madre biológica. Ni las cartas enviadas previamente al Vaticano ni su publicación posterior en el libro han obtenido respuesta de Su Santidad. Ahora llega la edición en castellano de las Cartas de un bastardo al papa (Algaida, 2019), ampliada con una exposición de la situación actual, que se erige como un paso más en la sensibilización del drama de los niños robados.

Vila, también vicepresidente de SOS Bebés Robados València, nació en la Casa Cuna Santa Isabel y fue adoptado por una pareja local. A los 23 años descubrió que era adoptado y, desde entonces, dedicó su actividad como abogado a la investigación de las historias sobre adopciones falsas o ilegales. En 2011, precisamente, redactó y presentó la denuncia de la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (ANADIR) por el caso de los niños robados ante la Fiscalía General del Estado, representando a cientos de los afectados. Su labor ha propiciado unos tres centenares de reencuentros y actualmente tiene una cincuentena de carpetas abiertas de personas que buscan a sus parientes.
¿Es la inviolabilidad de los archivos religiosos, declarada en el concordato del Estado español con la Santa Sede, el último muro infranqueable?

Para la mayoría de los hijos que estamos buscando nuestros orígenes, efectivamente, la última frontera son esos archivos eclesiales. Curiosamente, hay miembros de la iglesia que sí los dan con una orden judicial y otros, como en mi caso con la Casa Cuna Santa Isabel de València, en el que se niegan a dar los datos. Primero alegan el secreto profesional y luego, cuando se han visto presionados por el juez, dicen que no los tienen, cuando siempre han dicho que los tenían. Incluso el presidente de la Conferencia Episcopal, en una comparecencia de prensa, nombró esos concordatos como acuerdos internacionales que había que respetar. De una forma u otra no quieren abrir esos archivos donde está el objeto de nuestra búsqueda.
En su caso, ¿no han cedido nunca en la Casa Cuna Santa Isabel de València?

En 1988, cuando yo descubrí que era adoptado y acudí a la Casa Cuna, yo no tenía derecho ni tan siquiera a preguntar. La ley decía que el adoptado no tenía derecho a conocer a sus padres. Así me lo dijo la madre superiora: que tenían los datos pero que no me los podían dar porque no era legal; que me olvidara del asunto. Insistí pero no pude avanzar. Fue en 1999, cuando el Tribunal Supremo cambió la ley y reconoció el derecho de todo hijo a conocer sus orígenes biológicos, que volví y me encontré con todo tipo de excusas y contradicciones: que si los datos eran falsos, que si las madres se identificaban con nombres falsos… Cuando les puse la demanda judicial, fue cuando cambiaron el discurso y me dijeron que no tenían nada. Y no había explicación convincente: a veces decían que los habían destruido, otras que no tomaban los datos de las mujeres que asilaban…
Pero en Barcelona la misma congregación sí cumplió la orden judicial.

Sí, en Barcelona hace ya unos años hablé con la madre superiora de la Casa Cuna Santa Isabel y, en efecto, se entregaron los datos a un grupo de veintiún barceloneses después de ganar la demanda que yo mismo presenté. Cuando ocurrió eso, tenía esperanzas de que en València ocurriera lo mismo pero, desafortunadamente, no ha sido así. Este es, precisamente, uno de los motivos de las cartas al papa Francisco: pedir una unificación de criterios. ¿Por qué unas congregaciones cumplen la ley y otras no?
Como has contado en algún otro libro, las Casas Cunas eran auténticos regímenes carcelarios.

Tan solo hay que escuchar a las madres que estuvieron allí para saber cómo era la vida dentro de esa institución. Les cambiaban los nombres para que entre ellas no hicieran amistad, les hacían trabajar, les sacaban a la calle embarazadas para causar pena y pedir limosna…
Cuando se habla de niños robados, no estamos ante casos aislados. Esto es una trama.

Es una trama. Lo dijo muy bien un parlamentario catalán en el Parlament de Catalunya: estamos ante la adopción a la española. Adopción a la española es que tu querías adoptar a un niño y había mafias con finalidades económicas que te ofrecían darte un bebé conseguido ilegítimamente e inscribirlo como propio de manera irregular. Ya no solo era adoptar sino que había un entramado, normalmente con presencia de religiosos y algún abogado o médico, con los que podías pactar a la carta para "conseguir", literalmente, un niño. Ahora la gente que quiere un niño acude directamente a la adopción internacional o a las técnicas de reproducción asistida. Entonces, desde los cincuenta hasta incluso los noventa, casi siempre se acudía a un cura o una monja para conseguir la adopción. Estas operaciones se nutrieron precisamente de hijos de "pecadoras" a las que se les sustrajo sus niños y con los que se movió grandes cantidades de dinero.
Instalada la democracia en España, ¿se continuó con este régimen de adopción privada?

El tráfico de niños para ser adoptados se mantuvo mientras la adopción era privada y el origen del niño no era controlado por el Estado. Era un acuerdo entre el dueño de una clínica y entre los padres que lo querían adoptar. El Estado solo comprobaba la idoneidad de los padres para adoptar pero no el origen del bebé. El origen del bebé quedaba en manos de un médico o una madre superiora y vete tu a saber si ese bebé fue entregado, robado o qué pasó. Además, hasta el año 1999, la madre biológica podía no constar en el certificado de nacimiento, con lo cual si se robaba o se coaccionaba a la madre, no se ponían los nombres de la madre en la partida de nacimiento y el Estado se fiaba del certificado de la monja que decía que el bebé había sido abandonado.

En 1987 dejó de ser un negocio puramente privado con la modificación de la Ley de Adopción y a partir de ahí se fue diluyendo. De hecho, la democracia no es la que acaba con el tráfico de niños; acaba con ello el legislador que en 1987 reconoció que la ley promovía ese tráfico. A partir de ese año comenzaron a crearse organismos públicos que son los que controlan el origen del bebé y desde entonces es mucho más difícil conseguir bebés de estraperlo.
¿El caso de los niños robados es exclusivo del Estado español?

No. Yo me atrevería a decir que es un caso exclusivo de aquellos lugares donde impera una moral católica como caldo de cultivo con un gran poder de esta Iglesia en la sociedad. Un poder que ha favorecido que las madres que se quedaban embarazadas menores de edad y fuera del matrimonio fuesen consideradas poco menos que pecadoras. Estaban marcadas por una sociedad estigmatizadora en la que entregar a los niños se revestía de labor social. Pero ese auxilio social acababa convirtiéndose en negocio. Eran prácticas basadas en una moral católica mal entendida. Ha pasado en Irlanda, en Polonia, en Chile, en Argentina, en Suiza y hasta tenemos alguna noticia de Canadá.
Ya antes de la aplicación estrictamente moral, durante la dictadura franquista hubo una primera época de desalojo legal de niños por motivos claramente políticos.

Si, durante los años 40 y 50, después de la Guerra Civil, a los hijos recién nacidos de las mujeres republicanas, anarquistas y comunistas encarceladas, les quitaban los bebés legalmente. El psicólogo del régimen, Antonio Vallejo-Nájera, que había estudiado en Alemania, pensó que había que limpiar el "gen rojo" del país. Se dictó una orden ministerial que establecía a los hijos de republicanas la consideración de hijos abandonados. Y ahí empezó el desalojo de los niños de las presas, bajo cobertura legal y con la premisa de la limpieza étnica.
Sobre las investigaciones judiciales actuales, sorprende la negativa de los tribunales españoles a realizar actividades probatorias en profundidad. ¿Cuál cree que es el principal escollo en este caso?

No entiendo por qué no hay ganas de investigar. No sé si hay presiones de algún tipo o no interesa que esto salga a la luz, pero en un estado como el nuestro es impensable. La justicia ha actuado muy laxamente. No hay apenas juicios y hay tres mil denuncias por investigar que se archivan al considerarse que los hechos han prescrito. Es la batalla que tenemos ahora mismo. Hemos llegado a 2018 con un único juicio, el caso de Inés Madrigal, y algunas víctimas ya se están dirigiendo a organismos internacionales.
Usted defiende en su obra la necesidad de plantearse el papel de los servicios sociales en la actualidad, pues podrían estar contribuyendo a la perpetuación del tráfico de bebés, si bien desde una perspectiva legalista. ¿A qué se refiere con eso?

Es un tema muy delicado en el que habría que profundizar en un libro independiente. Los servicios sociales tienen la obligación de proteger al menor y el menor en peligro tiene que ser salvado de ese peligro. Ahora bien, el problema es que se ha creado una infraestructura en un sistema público en que los servicios sociales tutelan menores a veces con exceso de celo tras detectar situaciones de riesgo en su entorno familiar y se les separa por la fuerza de sus familias biológicas. Hablo de situaciones por las que el menor en realidad no tiene un riesgo tan grande para su salud física o psicológica. Esta decisión la toma un técnico de los servicios sociales que no es un juez; es una decisión tomada por un funcionario que es parte de la Administración.
Se puede abrir un mecanismo muy peligroso y en la actualidad yo puedo decir que ha habido retiradas de menores injustificadas

Separar a un niño de su familia sin la seguridad jurídica de que todas las partes comparezcan con su abogado, con el médico forense, con el psiquiatra forense, con el juez, con el fiscal… para tomar una decisión tan grave, me parece un defecto del sistema. Se puede abrir un mecanismo muy peligroso y en la actualidad yo puedo decir que ha habido retiradas de menores injustificadas totalmente. Y posteriormente recuperar a ese niño es muy difícil porque el afectado tiene que acudir a un juez a posteriori y el proceso judicial puede durar hasta tres o cuatro años.

He encontrado casos absolutamente grotescos de familias a las que les habían quitado los niños y finalmente, después de una batalla judicial de cinco años, les han dado la razón y han decretado que nunca habían de haber salido de su entorno familiar. Con ese niño ya criado por la familia acogedora, se produce la aberración de que al niño no se le devuelve porque ya ha cogido el afecto filial con aquellos que le estaban atendiendo. Es un sistema que produce auténticos dramas, muy inseguro. Estas actuaciones de los actuales servicios sociales, en cierta medida y en algunos casos, me recuerdan a ese robo de niños. Pero también digo que es indudable que tienen que existir los servicios sociales. Porque también he visto niños violados, quemados, desnutridos y abandonados por sus propios padres.

¿Quien dijo que era mentira, propaganda izquierdista y demás?

barskunes
6 de junio
6 de junio
Mensajes: 1032
Registrado: Vie Dic 11, 2015 4:58 pm

Re: 450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robad

Mensaje por barskunes » Jue Jul 25, 2019 4:17 pm

Bla, bla,bla. Demagogo es aquel que pregona hechos que sabe que son falsos a personas que sabe que son idiotas.

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 16999
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: 450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robad

Mensaje por Zumaque » Jue Jul 25, 2019 8:00 pm

barskunes escribió:
Jue Jul 25, 2019 4:17 pm
Bla, bla,bla. Demagogo es aquel que pregona hechos que sabe que son falsos a personas que sabe que son idiotas.
En mi casa hablaban de ese tema y nos decían que quitaban a los niños y los daban en adopción a parejas franquistas que no podían tener hijos, eso es cierto, , puedes leer que pasó en la "carcel de Saturrarán", es veridico.

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 16999
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: 450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robad

Mensaje por Zumaque » Mié Sep 04, 2019 6:51 pm

SANTA SEDE
Compromiso “personal” del Papa por los casos de bebés robados en España

El Papa se compromete a interceder por una causa condenada a la parálisis institucional y judicial.
Compromiso “personal” del Papa por los casos de bebés robados en España

Isabel García
nuevatribuna.es 04/09/19

El Papa Francisco recibió el pasado sábado, 31 de agosto, en el Vaticano, a una delegación de víctimas de bebés robados en España.

Es la primera vez que un Papa recibe a este colectivo que lleva años luchando por conseguir que el Estado español se comprometa activamente en la búsqueda de los desaparecidos, que se cuentan por decenas de miles.

La cita, a las 12 del mediodía se prolongó durante una hora, en la que Su Santidad charló en privado con un grupo de 10 personas encabezado por Ana Cueto, presidenta de Avidna y principal impulsora de esta audiencia.

Al encuentro también asistieron los letrados Elba Trujillo Mesa y Miguel Ángel Rodríguez Arias en representación de Avidna. Este último es experto en derecho penal internacional y autor del libro "El caso de los niños perdidos del franquismo: crimen contra la humanidad”, en el que el juez Baltasar Garzón basó parte de sus actuaciones en la causa abierta contra el franquismo en 2008 en la Audiencia Nacional.

La Asociación de Víctimas contra la Impunidad de las Desapariciones Infantiles en todo el Ámbito Nacional (Avidna) acaba de ser reconocida por el Gobierno de España como “asociación de utilidad pública”. En conversación con Nuevatribuna, su presidenta ha valorado “muy positivamente” su encuentro con el Papa que fue confirmado por carta por el Vaticano el pasado 1 de junio. Cueto pone en valor la “amable” actitud y el “interés” que mostró el Pontífice que se comprometió a interceder por los casos de los bebés robados en España.

El gesto del Papa trasciende lo simbólico por cuanto la Iglesia española está en el foco de las demandas que hace el colectivo, la de poder acceder a los archivos, esenciales para poder esclarecer muchos de los casos. Esa fue precisamente una de las cuestiones que las víctimas plantearon al Papa el sábado pasado. La Conferencia Episcopal Española sigue sin facilitar esos legajos amparándose en los Tratados y Concordatos entre la Santa Sede y el Estado español. Sin embargo, “la información contenida en esos archivos podría paliar en parte el sufrimiento de muchas víctimas”, señala Ana Cueto.

Las víctimas abandonaron el Vaticano con la seguridad de que Su Santidad “se va a interesar personalmente” por esta causa. El encuentro transcendió con “mucha discreción” y estuvo “teñido de humanidad y sincera preocupación”. Según nos cuenta Cueto, el Papa se mostró “sorprendido” con la “parálisis” institucional y habló del caso argentino, cuando cientos de niños fueron arrancados de los brazos de sus progenitores naturales durante la dictadura.

España es el segundo país del mundo en número de casos después de los niños aborígenes sustraídos en Australia

Pero a diferencia de Argentina, que cuenta con la ley de 1986, en España no existe legislación que ampare a estas víctimas. Hay que tener en cuenta, nos recuerda Cueto, que en el robo de bebés en España se produjo durante el franquismo, pero también después, ya bien entrada la democracia. El último caso registrado es de 2001. En España, los casos se cuentan por decenas de miles siendo el segundo país del mundo en número de casos después de los niños aborígenes sustraídos en Australia. “Somos el segundo país en número de niños robados y el segundo en fosas. España no es cualquier caso. No hay parangón en Europa”, recuerda el letrado Miguel Ángel Rodríguez Arias, quien también asesoró a Avidna que logró en 2016 que el Parlamento de Canarias reconociera a estas víctimas como lesa humanidad y admitiera y diera calificación jurídica favorable a la primera ley de niños robados de España, aprobada este mismo año.

Las víctimas no quieren venganza. No buscan condenas para los presuntos culpables. Solo esperan la ayuda institucional necesaria para encontrarse con sus seres queridos. Así se lo transmitieron al Papa Francisco, “conocer la verdad” -en palabras de Cueto-, procurar que "este crimen se pueda arreglar de aquí al futuro”.

papa bebes robados

Las víctimas denuncian que persiste el "bloqueo institucional". A día de hoy solo se ha producido una sentencia, la del doctor Vela, pero el crimen ha prescrito. La prescripción es el criterio que esgrime la Fiscalía General del Estado para dar carpetazo a la causa, calificada de "trama" por las víctimas.

Por el contrario, los colectivos de víctimas subrayan que se trata de desapariciones forzadas, un crimen de lesa humanidad que no prescribe. Cueto subraya que España ratificó en 2011 el Convenio de Naciones Unidas contra las Desapariciones Forzadas, que mandata el “deber del Estado” en la búsqueda activa de estas personas, ahora circunscrita al ámbito personal de las víctimas. “La justicia española no está buscando a las familias biológicas de las víctimas y tampoco está buscando a nuestros hijos desaparecidos en democracia”, lamenta con tono impotente Cueto.

“Creemos que hay una voluntad sincera” por parte del Santo Padre para “hacer algo”, señala Cueto, al menos en lo que se refiere a los archivos eclesiásticos, “consciente de que han existido dificultades” hasta ahora que confía puedan solventarse en el corto plazo.

Algún forero decía que no era cierto, hay otros que no creen en las encuestas, personas con la que no merece la pena debatir.

Responder