Esclavos, siervos, vasallos, lacayos y un bufón

Opine sobre cualquier noticia del día que le haya parecido interesante o polémica. Sociedad, política, economía...

Moderador: Diario de Noticias

Responder
Avatar de Usuario
Eneko Zalditze Halda
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 5776
Registrado: Mié Oct 25, 2006 5:31 pm
Ubicación: NABARRA
Contactar:

Esclavos, siervos, vasallos, lacayos y un bufón

Mensaje por Eneko Zalditze Halda » Jue Mar 11, 2010 7:38 am

Iñigo Saldise Alda
Esclavos, siervos, vasallos, lacayos y un bufón
Soberanía de Navarra

Los esclavos son aquellas personas que están bajo el dominio de otro, perdiendo toda capacidad de disponer libremente de si mismos. Actualizando esta definición a la actual situación política a comienzos del siglo XXI, no cabe la menor duda que esta es la condición actual mía y de otros patriotas o soberanistas nabarros, ya que dependemos continuamente de los caprichosos designios provenientes de una monarquía parlamentaria española y de una república jacobina francesa.

Los siervos son aquellos que sirven a un noble en unas condiciones, que se pueden considerar próximas a la esclavitud. Actualizando esta definición para nuestro País, Nabarra, la subordinación de los siervos es el conjunto de obligaciones consignadas, sometidas a la autoridad política, judicial y fiscal provenientes del reino de España y la república de Francia.

Los vasallos son nobles de categoría inferior u hombre libre que piden protección a otros nobles de categoría superior. Actualizando esta amplia definición, todos los representantes seudo políticos que juran o prometen, incluso por imperativo legal, la constitución española o francesas, y por tanto bajo la protección de las mismas, se le pueden considerar vasallos del rey Don Juan Carlos de Borbón y Borbón o de Don Nicolas Paul Stéphane Sarkozy de Nagy-Bocsa.

Los lacayos son personas serviles y rastreras, que normalmente acompañan a su jefe, saliendo en su defensa si es menester. Creo que para esto no es necesario actualizar el término, ya que diariamente nos encontramos a personas cuyo único cometido en la vida parece ser este.

Un bufón es un truhán, gracioso en sus palabras, en sus acciones y que por burlas tenía por oficio hacer reír a los poderosos. Actualizando esta definición, el bufón de hoy en día, intenta desprestigiar a sus contrarios políticos, con más ímpetu aún si son de otra nación distinta a la suya, no solo mediante insultos vulgares, sino mediante el sarcasmo y la mofa, intentando con ello desprestigiar los planteamiento de aquellos a los cuales considera enemigos suyos y de su amo.

Este escrito es en ejercicio de mi derecho a réplica por la nota aparecida en el DIARIO DE NOTICIAS el pasado 11 de marzo de 2010. Por cierto… ¿Dónde incluyo al autor de “Presente” y futuro pluscuamperfecto?

Avatar de Usuario
Txipiriko
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 9960
Registrado: Vie Abr 30, 2004 10:34 am
Ubicación: Atrapado en el tiempo

Re: Esclavos, siervos, vasallos, lacayos y un bufón

Mensaje por Txipiriko » Jue Mar 11, 2010 8:09 am

No olvides a los patriotas Eneko, que son aquellos que se arrogan el derecho a arrastrar a los demás hacia su ideología antihumanista justificándolo con las estupideces que hicieron algunos de sus antepsados y en eso son todos iguales, los monarquistas parlamentarios españoles, los republicanos jacobinos franceses y los patriotas o soberanistas nabarros.
Imagen

Avatar de Usuario
Imnogud
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 11961
Registrado: Jue Jul 19, 2007 11:39 am
Ubicación: Estoy aquiiiiiii

Re: Esclavos, siervos, vasallos, lacayos y un bufón

Mensaje por Imnogud » Jue Mar 11, 2010 10:32 am

Presente y futuro pluscuamperfecto.
Juan Torrens Alzu

Leo con estupor la colaboración publicada en su periódico el 2/03/2010 bajo el título: Presente y futuro. Descendiente directo de una larga estirpe de súbditos y plebeyos e ignorante de los vericuetos y ramificaciones de la nobleza navarra, no he podido por menos que sorprenderme ante el descubrimiento de ser vasallo del tal personaje Blas de Beaumont que, según afirma el autor del artículo mencionado, es un dechado de virtudes y regente de esta tierra y de quienes la habitamos.

Según asegura el preclaro patriota, las gestiones del regio soberano desencadenarán un proceso constituyente que descolonizará nuestras mentes, nos hará más personas, nos descontaminará de la política española y francesa y nos elevará al más alto grado de prosperidad, convirtiéndonos en un estado honrado, ejemplar, verdaderamente democrático, donde todos los habitantes seremos iguales sin importar sexo, ideología, religión, lugar de nacimiento o domicilio. Con perspectiva tan prometedora y excelente, cuesta creer que podamos poner en duda la bondad del proyecto.

Para un obtuso siervo como yo, incapaz de comprender los altruistas designios del monarca navarro (o de cualquier monarca, para ser más exactos) y sus secuaces, encadenado a los indignos menesteres de buscarme el condumio diario y afanarme en despreciables e insulsos entretenimientos, la magnificencia de metas tan eminentes me suena a cuento de hadas, donde majestuosos y excelsos personajes, rodeados de bellas damiselas y nobles caballeros, alcanzan las aspiraciones más sublimes, venciendo con la espada de sus preclaros ideales la ruindad del egoísmo, la mezquindad de la avaricia, la funesta estulticia y las no pocas miserias que acompañan al ser humano.

Lástima que, acabada la fábula y comidas las perdices (quien se las coma), las almenas se desmoronen, las nobles gestas siembren de cadáveres los verdes prados, la gota ataque a los hidalgos, el hambre y el barro entierren a los gentiles, las princesas nos salgan ranas y los reyes sapos.

Está en su derecho el sr. Torrens Alzu (D. Juan), en querer seguir siendo siervo, vasallo o lo que sea del rey de España. Pero por mucho verbo florido y mucha milonga retórica que ponga, tan inteligente y tan maravillosa, me parece que ese camino ya lo hemos andado cinco siglos. ¿Nos propone algo mejor don Blas? Pues no sé, pero ese desprecio tan superior del que hace gala Torrens aún me gusta menos.
¿Le parece que la situación actual de Navarra, es "un cuento de hadas"? Y digo Navarra por no decir cualquier parte, que podríamos extenderlo a donde sea...
¡Joder con los inteligentes que se cachondean de los demás!
Imagen
"es preciso llevar dentro de uno mismo un caos para poder poner en el mundo una estrella" (Nietzsche)
"no me deis consejos; sé equivocarme yo solo" (Pitigrilli)

Responder