Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

La crítica, el arte, la literatura, el cine, la música, la TV, la fotografía, la comunicación... Aporte su visión acerca de cualquier evento cultural.

Moderador: Diario de Noticias

Responder
Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Dom Ago 05, 2012 9:46 am

Gracias por subir este hilo y recuperarlo, MA. El otro día, precisamente, estaba pensando en él, y en que últimamente parecemos un poco secos de creaciones del negro sobre el blanco.

Bueno, y aprovecho que el Pisuerga pasa por Valladolid, y oo dejar una columna que escribí el mes pasado para la revista de Diario de Noticias ON. Y lo hago justo en el cincuenta aniversario de la muerte de la inolvidable Marilyn Monroe.

MARILYN, SIEMPRE

Si vertiéramos al agua la tinta que se ha utilizado para escribir acerca de Marilyn Monroe, desecaríamos ríos y océanos. No quedaría ni una humilde txipa en el Arga. Podríamos verla desde la luna si empapeláramos con todas las fotografías que se le han hecho la Gran Muralla China. Viene esto a cuento de la publicación -ha salido a la venta hace unos días- del libro Marilyn & Me, del fotógrafo Lawrance Schiller, calificado como el libro definitivo de Marilyn. Son 1.962 ejemplares -idéntico guarismo al año de su muerte- cuyo precio oscila entre los 750 y los 1.500 euros. Una nadería. Algunos están forrados en seda duquesa italiana. Y digo yo que, por esa cantidad de dinero, podrían estar repujados por tiras de epidermis de la estrella californiana.
Cuando están a punto de cumplirse los cincuenta de la muerte de quien nació Norman Jean Mortenson (su padre era noruego), el mito de Marilyn no deja de crecer. Enterrada hace medio siglo, existe una obsesión pertinaz por resucitarla un día sí y otro también. La fascinación que ejerce la Monroe no tiene parangón con ningún astro del celuloide, vivo o muerto. Pongamos un ejemplo más.
Sus seguidores -que son legión- pueden leer ahora CSI:Marilyn. Caso abierto, libro en el que el experto en medicina legal y criminología, José Cabrera, sostiene la tesis de que Norma Jean Baker (su nombre de bautismo) murió accidentalmente, probablemente por una mezcla explosiva de barbitúricos.
Y, en fin, disponemos en el mercado del ocio de novedades relativas a MM: la película Mi semana con Marilyn, la canción de Nicky Minaj titulada Marilyn Monroe y hasta la imagen de Lady Gaga travestida como la rubia platino. Lo dicho: esta muerta está muy viva.

No sé que más se puede escribir sobre la protagonista de Niágara después de leer el mamotreto de setecientas páginas de Donald Spoto, considerada la biografía por excelencia de la actriz. Particularmente, Me entusiasmó el primero que escribió el donostiarra Luis Gasca sobre este juguete roto que fue Marilyn Monroe. Pero no importa porque el filón es inagotable: unas imágenes de cine casero en las que aparece la estrella fumándose un porro de marihuna, fotografías perdidas o escondidas de la última sesión a la que se sometió al ojo cíclope del fotógrafo -es el caso de Schiller-, unos vestidos de alguna de sus películas subastados por cifras millonarias. Todo vale para realimentar al monstruo.

En su Trilogía Americana, su paisano James Ellroy -ambos nacieron en Los Ángeles- nos cuenta que Marilyn Monroe era capaz de acostarse un día con un repartidor de pizzas y al siguiente con un actor de segunda. Y tampoco le deja en buen lugar el cubano Cabrera Infante cuando la tilda con cuatro letras duras en Cine o sardina. ¿Y qué más da, a quién le importa? Me quedo con una de sus frases: “Siempre me acuesto acompañada, pero siempre duermo sola”. Billy Wilder comentaba que tenía una tía en Austria -o quizá fuera en su Polonia natal-, que era más formal y puntual a la hora de trabajar que Marilyn, pero que no era lo mismo. No, no es lo mismo. Apuesto por esta imagen. Parafraseando a Flaubert, pienso que tal vez MM valiera más por sus aspiraciones que por sus obras. Pero sólo ella ha hollado el punto más alto de la iconografía del llamado séptimo arte.
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
Mieira
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 11849
Registrado: Sab Jun 12, 2010 12:41 pm
Ubicación: Tudela

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Mieira » Dom Ago 05, 2012 11:02 am

Enhorabuena, Okariz, por esta publicación sobre M.M. Publicación a la que, por cierto, no le falta una de tus características: la de la atención al detalle (intercalada con la fina ironía). Recuerdo que leí la biografía que mencionas de Spoto y me gustó.

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Mar Ago 07, 2012 8:24 pm

Gracias, Mieira. Sí, procuro fijarme siempre en las pequeñas cosas.

Me preguntan qué veo en MM. ¿Que qué veo? Una magia que traspasa la pantalla. Algo que no se ve, tal vez, pero que se adivina. Algo único, claro.
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Jue Nov 08, 2012 12:19 pm

TORTURA

Si algo me repugna es la tortura. No concibo mayor crueldad que la de someter a semejante sufrimiento a una persona. La tortura es vieja como el mundo y en 2012, en demasiados lugares del planeta, sigue asomando su podrida cara para vergüenza de la humanidad.
Como apuntaba, campa a sus anchas, y así lo subrayan diariamente Naciones Unidas y otras organizaciones humanitarias. Sólo tenemos que echar un vistazo a la red para constatar lo que es una realidad palmaria. Amnistía Internacional acaba de publicar un informe espeluznante sobre la tortura en México, bajo el título Culpables conocidos, víctimas ignoradas. En Siria, país devastado por una guerra civil inacabada, Save the Children tacha de aterradoras las torturas a niños. ¿Puede existir tanta sevicia como para torturar a un niño? La ONU ha acusado a Marruecos, a través de su relator especial para la tortura, de utilizar de forma sistemática estas prácticas sobre manifestantes contrarios al gobierno y contra las personas acusadas de terrorismo. Y en parecidos términos se ha manifestado Human Rights Watch sobre Hamás en la franja de Gaza.

La lista de esta violación de los derechos humanos es inacabable. Y todavía mantenemos frescas en la retina las imágenes del vídeo sobre torturas en cárceles de Georgia, que han puesto en la picota al presidente Saakashvili. Lo dicho, la tortura es una lacra que nos hace más infelices, menos humanos. Más despreciables.

Pero no tenemos que fijarnos solamente en países del tercer mundo, en dictaduras feroces, en regímenes militares implacables. La noticia ha saltado hace unos días. El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha condenado a España por no investigar en profundidad la acusación de torturas interpuesta en 2003 por Martxelo Otamendi, exdirector del diario Egunkaria. Otamendi denunció malos tratos durante su arresto; sin embargo, el caso fue archivado en 2004. Y el caso Otamendi se une tristemente a la ristra de tantísimas denuncias de tortura y de malos tratos que el poder ha soterrado -la mayoría de las veces- pertinazmente, dando así una bofetada al esclarecimiento de la verdad y coadyuvando a enquistar el denominado conflicto vasco. Son hechos que nos sonrojan y que vulneran el estado de derecho.
La alargada sombra de la tortura se cierne, por tanto, también sobre las democracias occidentales, aquellas que supuestamente son más respetuosas con los derechos humanos; y que lo son, pero que deberían darnos lecciones de cumplimiento escrupuloso de consideración con el prójimo, bajo cualquier circunstancia.

Hermanadas con la tortura -nos lo recuerdan los grupos humanitarios y la ONU- se encuentran la explotación y la agresión a los niños (¡qué decir de los niños de la guerra o niños soldados!) y a las mujeres. Y no quiero concluir esta columna sin ensalzar el nombre de Malala, que aúna en toda su fiereza el bofetón de esas dos ignominias. Los talibán justifican su intento de asesinato, porque la niña de catorce años no se posicionó en contra del mayor enemigo de los muyahidín: Obama. No, Malala sólo quería seguir estudiando en uno de los lugares más peligrosos del planeta, en el valle de Swat. ¡Que se alce el nombre de Malala como una brisa fresca, como un viento barredor del fanatismo y la impiedad!
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Jue Nov 08, 2012 12:24 pm

ONÁN EN LOS YÉBENES

Con la que está cayendo -25 S, huelgas generales en Navarra y País Vasco, cinco millones de parados-, detenerse a escribir unas líneas sobre el caso Hormigos puede parecer una frivolité, pero siempre me han interesado las pequeñeces de la condición humana. Además, este verano, cuando saltó la noticia, se ha escrito hasta la saciedad del famoso vídeo erótico protagonizado y grabado por la concejala socialista del ayuntamiento toledano de Los Yébenes. Pero se ha hecho en caliente - ¡nunca mejor dicho!- y posicionándose en uno u otro sentido, sin la frialdad objetiva que requieren asuntos, que (seamos sinceros) no son de nuestra incumbencia. Pero comprenderán mis queridos lectores que si algo le gusta a un mirón es mirar, y aquí la ocasión la pintan calva.

El affaire Hormigos (permítaseme el galicismo, para darle cierto empaque al hecho en sí) tiene mucho de sainete, y si le quitamos la capa de hierro que lo cubre, bien serviría para titular una película de Peter Greenaway; podríamos bautizarla, por ejemplo, así: El alcalde, el carpintero, su mujer y el futbolista. Porque todos ellos aparecen en el guión farragoso de esta pequeña historia. Si seguimos por la senda de la hilaridad, nos bastaría con constatar que, más allá del escándalo que ha supuesto esta grabación filtrada, las imágenes protagonizadas por Hormigos no son sino un sentido homenaje a Onán, una práctica sana y barata, como insisten en recordarnos los sexólogos.

Pero no quiero obviar las aristas ferruginosas que sobresalen en esta noticia gestada en una localidad de los Montes de Toledo, de poco más de seis mil habitantes. Y me detengo especialmente en dos. En la verdad y en la intolerancia. La verdad que no se atisba, toda vez que ninguno de los protagonistas -con Olvido Hormigos a la cabeza- la hace aflorar. No han seguido el consejo de Quevedo, cuando nos invita a que echemos la amarga verdad de la boca, porque esconder su hiel es necedad. Efectivamente, primero supimos que el vídeo estaba dirigido al marido de la edil, luego se nos reveló que el destinatario era un joven amigo suyo -de ella- y más tarde los hilos de la trama se enredaron cuando fue imposible saber a ciencia cierta - que no imaginar- quién o quiénes tuvieron la desfachatez de expandir las imágenes del ejercicio masturbatorio de Hormigos. No somos nadie para juzgar a la maestra y cargo público, y sin embargo sí podemos invitarla a que calle (no está obligada a declarar a los periodistas) o a que no enrede la trama, y convierta un incidente casero en un suceso que se extiende como una mancha de aceite. Porque ya es harto desagradable que todo el pueblo te contemple como la Venus de Botticelli -pero sin los dioses alados, la ninfa y la concha-, como para dar pábulo a los que moran en los mentideros.

Y la intolerancia. Avergüenza escuchar los insultos e improperios de algunos lugareños, cuando Olvido Hormigos acudió (a los pocos días de desatarse su breve salto a la fama) al ayuntamiento yebenoso, con un vestido más corto -dicho sea de paso- que el seso de ese atajo de iracundos. Seguramente, muchos de ellos -de ellas, más bien- estarían movidos por la insana envidia, sí, ésa que va tan flaca y amarilla porque muerde y no come (Gracias, Quevedo). Todo lo contrario que Hormigos.

Adenda. Onán Urra -¿sería navarro?-, en realidad, practicaba el coitus interruptus con la viuda de su hermano Er. Arrojaba la semilla a la tierra cuando yacía con Tamar, puesto que, según la ley de su tiempo, un vástago con ella no sería considerado hijo suyo. En fin, Onán no quería perder su derecho de primogenitura con un supuesto descendiente tardo. Como el asunto era grave, Dios mató a Onán, hijo de Judá, y aquí paz y después gloria. Como en Los Yébenes.
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Jue Nov 08, 2012 12:31 pm

MISCELÁNEA POLÍTICA

Resulta complejo estos días sustraerse a los ecos que aún perduran de la tamborrada independentista de Cataluña en su última Diada. El camino para el nacimiento de una nueva nación en la península ibérica ya es un hecho, a juicio de sesudos analistas. Y lo cierto es que la senda es muy larga; pero, como nos recuerda el proverbio chino, siempre hay que dar un primer paso, por muy remota que esté la meta.
En esta carrera hacia la independencia, a nadie se le escapa que los catalanes han adelantado a los vascos por la derecha y por la izquierda. A día de hoy, esto es un hecho. Como lo es que el café para todos -expresión que debemos al ministro Clavero, en plena transición, y que resume sucintamente el espíritu del mapa autonómico- está más que agotado; no quedan ni los posos. Este café se ha tornado achicoria, la misma que utilizaban nuestros mayores como sustitutivo de aquél o bien para darle color, como defendía una tía abuela mía en aquella Pamplona ya antañona.
Y ante lo que se avecina, Rajoy se limita simplemente a esgrimir la Constitución como cruz contra el vampiro del independentismo, como si la Carta Magna fuera una de las peñas de Etxauri: inamovible, totémica. ¿Se puede ser más timorato en política?
Lo escribí en la anterior columna del mirón y lo repito hoy con distintas palabras: los políticos se empecinan en no estudiar sus asignaturas pendientes. Pretenden acabar la carrera con materias de los primeros cursos todavía pendientes y que penden -permítaseme la aliteración- sobre sus atribuladas cabezas, como espadas de Damocles.
Nos hallamos, pues, ante un tema más serio que El Viti, del que se asegura que citaba a los toros en un juzgado, y cuyo cántico festivo -El Viti, El Viti es cojonudo- se lo debe el maestro de Vitigudino a las peñas sanfermineras. Que todo hay que decirlo.
Por ello, y sin restarle un gramo de prosopopeya a la cuestión catalana, apuntamos en nuestras notas la muerte del ínclito Santiago Carrillo, uno de los actores de la transición (a la que antes hacíamos referencia) y un personaje polémico donde los haya. Si no fuera porque sus cenizas han sido aventadas en su Asturias natal, bien podría tallarse en la lápida de su tumba la leyenda Confieso que he fumado. Al fin y al cabo, Carrillo y Neruda coincidieron durante una etapa de su vida en su adoración por Stalin (sólo hay que leer la Oda que el poeta chileno le dedicó al líder de la URSS). Camaleónico hasta el tuétano, Santiago Carrillo Solares (sólo sabe a agua) no dejó nunca indiferente a nadie: ni a sus enemigos -muchos de ellos salidos de las propias filas del PCE- ni a sus próximos. Supo alinearse en la arena política al socaire de los vientos y sufrió tantas mutaciones políticas (de estalinista a eurocomunista, de republicano acérrimo a hacer respetar a los suyos la monarquía, de socialista a comunista, para terminar nadando a las playas del PSOE), que su figura debería ser objeto de un análisis político severo. Pero no le vamos a negar el pan de su peso -y paso- en la historia más reciente.
Contaba Carrillo, con socarronería, que si fueron tantas personas a ver el cadáver de Franco, lo hicieron para comprobar que efectivamente el dictador estaba muerto. He recordado esta anécdota al observar el cuerpo sin vida del histórico dirigente y las gafas que sobresalían de su yerto rostro. ¡Bien graduadas tenían que estar las antiparras para que Carrillo repasara las caras de las más de treinta mil almas que acudieron a despedirlo a su velatorio! Panta rei.
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Lun Dic 24, 2012 11:20 am

¡BUENA SUERTE!

Cuando lea estas líneas, estimado lector, seguro que ya conoce la suerte de sus apuestas en la Lotería de Navidad. Como cantaba aquel vendedor: “Tengo lotería, tengo lotería. Nunca toca, pero ¿y si toca?”. ¡Vamos, que es difícil resistirse a jugar al menos un décimo. Total, veinte euros no nos van a sacar de pobres. Le deseo toda la suerte del mundo, que, tal y como nos la están jugando, un buen puñado de euros no viene nada mal para acabar el año. O para empezar, según se mire. 2013 comienza con rebajas salariales y, para muchos trabajadores, con la amarga resaca de no haber recibido la paga extra, cantidad ésta que no es ningún privilegio -no lo olvide- sino un derecho laboral adquirido.

Siempre buscamos la suerte, ese anhelo intrínsecamente azaroso, esa posibilidad remota que intentamos atrapar entre las manos y que tantas veces se nos escapa como si fuera fina arena. Pero no cejamos en el empeño. Y este mirón desde aquí mismo observa cómo repasa sus números en el periódico o en el digital. Una pedrea por aquí, la mitad de una participación por allá, esos diez euros que jugó con su compañero de mesa, el décimo que llegó desde una fonda de Bailén, cuando su colega transportista se disponía a cruzar Despeñaperros. Todo vale. Y si todo se queda en papel mojado, no se desespere: queda el Niño de 2013, y no se asuste por las dos cifras de este guarismo, porque el número 13 también trae buena suerte.

Soy muy crédulo y debe de ser cierto que el Gordo se reparte entre muchos jugadores; sin embargo, hasta la fecha, no conozco a nadie que haya sido agraciado con este golpe de fortuna en forma de vil metal. Claro, como todos, tengo un primo, que conoce a un tipo que tiene un vecino al que le han caído una lluvia de billetes de mil euros. Por mi parte, me conformo todos los años con ver las imágenes televisivas de rigor: el cava barato descorchado a la puerta de un bar, doña Juanita mostrando feliz uno de los números agraciados en su despacho de la administración de lotería, un grupo de amigos alborozados y cantando a voz en grito en plena calle su feliz encuentro con la ventura, etcétera. No me hace el hombre más dichoso de la tierra, pero la felicidad ajena no me molesta lo más mínimo. Afortunadamente.

Como pintan bastos, la verdadera lotería -como siempre se ha dicho popularmente- consiste en que no lo despidan de Gamesa, que no se convierta en un visitante triste y habitual de las colas del paro; considérese feliz si en la próxima revisión de la hipoteca no le obligan a pagar más por su hogar, y si necesita trasladarse desde el pueblo al hospital más cercano para someterse a diálisis, que no le castiguen con abonar el gasto de la ambulancia. ¡Ah! Y si tiene un amigo italiano (o aunque no lo tenga), por favor, rece para que no vuelva por enésima vez Berlusconi: sería insoportable a todas luces la presidencia de un personaje tan oscuro.

En mi anterior columna me incliné por el humor, y en esta postrera del año que languidece apuesto por la suerte y por la esperanza. Y me permito una licencia literaria, toda vez que hemos estado dándole vueltas al azar, a la fortuna. Regálese, si es aficionado al negro sobre blanco, las cuatro últimas novelas de un gigante de las letras, de Philip Roth. Elegía, Indignación, La humillación y Némesis, cuatro títulos actuales, emparentados entre sí, fáciles de leer, breves, que ahondan en la contingencia humana, la misma de la que nadie escapa, la que se puede disfrazar de número premiado.

¡Buena suerte!
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

sarraceno
4 de abril
4 de abril
Mensajes: 670
Registrado: Vie Jul 11, 2008 7:54 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por sarraceno » Lun Dic 24, 2012 2:12 pm

Okariz, de todas las que has escrito en ON, no pude leer la penúltima, la del sábado 8. Podrías subirla? Te lo agradecería.

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Lun Dic 24, 2012 3:04 pm

Vale, Sarra. Lo haré encantao. Feliz Navidad. Zorionak. :wink:
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

sarraceno
4 de abril
4 de abril
Mensajes: 670
Registrado: Vie Jul 11, 2008 7:54 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por sarraceno » Lun Dic 24, 2012 3:18 pm

Okariz escribió:Vale, Sarra. Lo haré encantao. Feliz Navidad. Zorionak. :wink:


Gracias. Felices fiestas y buen año tb para tí y toda la gente del foro

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Lun Dic 24, 2012 4:05 pm

HUMOR

Esta columna del mirón se publica a partir del ocho de diciembre, es decir, en pleno puente de la Constitución, y sería una buena excusa para escribir sobre la imperiosa necesidad de la reforma de la llamada Carta Magna; o para incidir en las recientes elecciones catalanas, o en los constantes movimientos de ajedrez del eterno contencioso entre Israel y Palestina, ahora que la ONU ha reconocido a ésta como Estado observador u observante -que lo mismo da, que me da la mismo- , y que el cadáver de Arafat ha sido exhumado para que hable y nos revele así la causa de su muerte: ¿hemorragia cerebral o envenenamiento?

Pero no. A estas alturas del año, ya es suficiente de tantas dosis de circunspección. Hasta el mandamás de ON me ha dado un toque de atención. Hace falta un poco más de humor, que ya está bien de crisis, desahucios, tortura, tropelías de los políticos y astracanadas de nuestros gestores, entre un largo etcétera. Se impone el humor, que a veces puede ser jovial y sin embargo otras se torna irritante, y que antiguamente era como se llamaba a los líquidos de nuestro organismo.

Por ejemplo, me pone de muy buen humor que los gobiernos vasco y extremeño se salten a la torera las decisiones del ejecutivo central y paguen las extraordinarias de Navidad a sus funcionarios. Lo contrario me agria, como aquella leche que nuestras abuelas convertían en requesón. ¡Ah! Que nada de política. En fin, me produce alegría contemplar un clásico como La parada de los monstruos (Tod Browning, 1932), pese a la crudeza de la película, porque es una pequeña joya del cine de todos los tiempos; pero me malhumora enormemente la caterva de friquis que pueblan los canales de televisión -sobre todo uno- y que toman su nombre del título original de la cinta de la Metro (Freaks), aunque nunca su nobleza, su sensibilidad. En este sentido, que un personaje televisivo como Belén Esteban haya desaparecido de los platós durante tres meses provoca una sensación balsámica incluso a personas como quien firma estas líneas, ajeno a la basura de la programación, pero consciente de que existen esos espacios que se pegan a ciertas vidas vicarias como aquel viejo a la espalda de Simbad el Marino. Tener noticia de su vuelta, y de sus nuevas y prosaicas pequeñeces, es peor a que te instalen de por vida en el caracol -o clóquea- el Volver a empesarrrr, que la hoy centenaria Luise Rainner le espetó a voz en grito a José Luis Garci en la única noche en que el asturiano recibió un Oscar. Sí, aquella noche de 1983, de purpurina y lentejuelas, en la que un atribulado Garci -todo vestidito de blanco- castigó a la crème de Hollywood con un inglés atroz, con aquel congratuleisions horrísono. Claro que al bueno de Garci terminaron por superarlo con el tiempo sus compatriotas Penélope Cruz y Pedro Alomodóvar, en sus respectivas intervenciones: la una con un alarido que deja en paños menores al grito con el que se abre la maravillosa La soga, y el otro con una ristra de dedicatorias, tan innecesaria como plúmbea y santurrona.

Del humor me he ido al cine. Será porque nos adentramos en diciembre y uno rememora aquellas deliciosas vacaciones navideñas: las sesiones de cine en la sala de los Maristas, la recogida de musgo fresco para el Nacimiento, las nevadas blancas y luminosas, las merendolas con chocolate Pedro Mayo y con esas castañas cocidas, a las que se rajaba previamente para que no explotaran, o la Cabalgata con aquellos salvajes, que un niño como yo no sabía a ciencia cierta qué pintaban ahí, el festival en el Labrit la víspera de Reyes y el anhelo en el pecho -que retumbaba como el corazón de un conejo- en una noche larga y feliz, de espera interminable.

¡¡¡Qué buen humor teníamos entonces!!!
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Vie Dic 28, 2012 4:38 pm

EL HORROR

Cada cierto tiempo salta la noticia del desenmascaramiento de algún criminal de guerra nazi y nos asaltan los nombres malditos de Auschwitz, Mauthausen, Treblinka, paradigmas de la sevicia humana que se resisten a ser sepultados por la arena del tiempo. El último nazi cazado responde al nombre de Lászlo Cstáry, antiguo jefe de la policía húngaro, responsable de la deportación de 15.700 judíos a la ciudad eslovaca de Kosice. Por supuesto, este nonagenario de 96 años lo niega todo. El año pasado, su paisano Sandor Kepiro fue absuelto a los 97 años por un tribunal magiar de una matanza en Serbia de 1.200 civiles. También rechazó las acusaciones. El veredicto fue calificado de un insulto a la memoria.



Son los últimos supervivientes de la maquinaria nazi de exterminio. Han vivido casi un siglo anónimamente, refugiados por todo el planeta (el cono sur, Brasil, pero también en España, Francia, Alemania, en países árabes) y llevando una vida plácida, como ciudadanos sin rostro de a pie. El nazi belga León Degrelle –tristementemente famoso-vivió los últimos años de su vida a todo lujo en Benalmádena y murió sin que la justicia le pudiese tocar un pelo y respondiera así a sus crímenes de guerra. Más cerca, en Donostia, permaneció durante más de cuarenta años otro nazi también belga, Paul Van Aerschdnt, que llegó a ser contratado por la OIT como experto en turismo. Sus vecinos no sospechaban nada de quien se hacía llamar Pablo Simons. Se pudo leer su esquela en francés y en euskera. Estas situaciones provocarían hilaridad si no fuera porque esconden algo terrible, monstruoso.

Los expertos aseguran que existe una clara dificultad histórica para juzgar a estos viejos nazis por la falta de testigos o la poca fiabilidad de ciertos documentos. Pero también es cierto que supervivientes de las ominosas acciones de estos individuos -por llamarlos de algún modo- les señalan con el dedo y no olvidan sus nombres y apellidos. A Cstáry, por ejemplo, le gustaba hacer restallar el látigo que siempre portaba sobre las espaldas de las personas que ordenaba deportar, eufemismo de enviar a una muerte segura en cualquier campo de concentración nazi. Por ello, hastía que aseadas democracias como Australia o Canadá, o la misma Alemania, rechacen la repatriación de criminales que se albergan en su territorio, como ha ocurrido recientemente con los casos de Soren Kam, Algimaintes Dailide, Klaus Carl Faber, Karoly Zentay, Vladimir Katriuk y tantos otros. Son los últimos y aventajadísimos alumnos de Himmler, Heydrich y Eichmann, arquitectos de la solución final, quizá el mayor hito de la crueldad de la que es capaz de generar el hombre. ¿Los condenados? Muy pocos. Klaus Barbie, el carnicero de Lyón, Heinrich Boere. Habas contadas. La mayoría mueren tranquilamente en la cama y sin sentir culpa alguna.

Nada de lo humano me es ajeno. Coincido con Terencio. Y cercano. Casi ocho mil republicanos fueron deportados a campos nazis, sobre todo a Mauthausen. Se calcula que doscientos vascos dieron con sus huesos en estos lugares infernales. Estremece leer la lista de navarros: Francisca Usandizaga, de Bera, José Navarro, de Buñuel, Fermín Goñi, de Pamplona, Ignacio Cruchaga, de Villatuerta. Así hasta medio centenar. De los campos resultaba difícil salir con vida y, si lo conseguías, la vida que te quedaba estaba marcada a fuego. Nada puede salvar el inmenso daño infligido, pero ahora Lászlo Cstáry tiene la oportunidad única de, al menos, pedir perdón.
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
Marca ACME
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 17911
Registrado: Lun Ago 13, 2007 5:48 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Marca ACME » Sab Dic 29, 2012 2:22 am

sarraceno escribió:Okariz, de todas las que has escrito en ON, no pude leer la penúltima, la del sábado 8. Podrías subirla? Te lo agradecería.

Okariz escribió:Vale, Sarra. Lo haré encantao. Feliz Navidad. Zorionak. :wink:

Caramba, Okariz, y yo con varios ON atrasados por ahí sin fijarme...
Que el año 2013 sea mejor que éste. Urte berri on. :wink:

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Dom Dic 30, 2012 12:31 pm

Te deseo lo mismo, MA. Urte berri on. Y no te preocupes por lo de ON: estaré dando la lata en la revista hasta finales de junio (creo). :wink:
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15009
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Dom Ene 13, 2013 10:43 pm

TÓCALA, LEO

Leo que el actor Leonardo DiCaprio ha adquirido por poco más de 600.000 dólares (unos 450.000 euros) el piano de la película Casablanca (Michael Curtiz, 1942). Sí, el mismo en el que Sam (Dooley Wilson) interpreta por orden de Bergman y de Bogart la canción As Time Goes By; aunque ya ha quedado demostrado que nunca se pronunció en la mítica cinta la frase Tócala otra vez, Sam, porque la sueca Ingrid Bergman le espeta al pianista esto: Tócala una vez, Sam, en recuerdo de los viejos tiempos.

Estas estrellas estadounidenses son muy caprichosas. Recuerden la leyenda sobre la intención del finado Michael Jackson de hacerse con el esqueleto de Joseph Merrick, el hombre elefante, por cierto, soberbiamente interpretado por John Hurt en la impagable película de David Lynch (El hombre elefante, 1980). Por no hablar de las joyas que Richard Burton le regaló a Liz Taylor, o el empecinamiento de Nicolas Cage por comprar castillos medievales. Claro, que si tenemos en cuenta que James Gandolfini cobró un millón de euros por cada capítulo de Los Soprano -y sólo la sexta temporada tuvo veintiún entregas-, comprenderemos que estos antojos son bagatelas para ellos. Viven en otra dimensión.

Pero volvamos a Casablanca, cinta que el año pasado cumplió setenta primaveras y por la que el tiempo no ha pasado: se mantiene tan fresca. Para muchos críticos y aficionados al cine, Casablanca es una de las grandes películas americanas de todos los tiempos. A este mirón -impenitente aprendiz de cinéfilo- la película de Curtiz le sigue maravillando, pero jamás la colocaría entre sus diez preferidas, de las que se realizaron en los estudios de Hollywood. Todavía hay títulos como La loba, Centauros del desierto, Qué verde era mi valle o El crepúsculo de los dioses -por citar sólo unos ejemplos- muy por encima de la obra del húngaro Curtiz. Incluso Ángeles con caras sucias, del propio Curtiz, se me antoja un título superior a Casablanca.

Pero Casablanca -una película de la Warner, europea hasta el tuétano- posee el arrebatador encanto del inolvidable duelo de un imposible amor que nos brindaron Humphrey Bogart y la altísima Ingrid Bergman. Sus diálogos han quedado para la historia del cine y Bogart perfila un personaje -el antihéroe por excelencia- que permanece grabado a fuego en la iconografía de lo que llamamos séptimo arte. Añadamos a todo ello las interpretaciones sublimes de Claude Rains (como el capitán Reanault) y Peter Lorre (en la piel del señor Ugarte, apellido navarro donde los haya), la pléyade de excelentes actores secundarios -la inmensa mayoría de ellos europeos que huían del avance nazi-, lo acertado de un guión sencillo pero muy elaborado y trufado de diálogos agudísimos, y obtendremos como resultado una película que ha entusiasmado a tantas generaciones como décadas tiene a sus espaldas.

Sin embargo, le encuentro ciertos reparos. Nunca he soportado al actor austríaco Paul Henreid, que se coloca en la piel de Victor Laszlo, una suerte de némesis de Rick Blaine (por qué será que siempre preferimos al canalla pero noble antes que al íntegro y sin embargo ladinamente perfecto) y el duelo de himnos con La Marsellesa como clara vencedora no deja de ser una escena tan patriotera como ortopédica. Por no mencionar el retrato blando y poco ajustado que Curtiz confiere a los nazis de Casablanca, incluso todavía lejos del retrato de Chaplin, dos años antes, en El gran dictador. Pero esta es otra historia.

En fin, como a Ilse y al envarado Laszlo aún nos queda Portugal (con el permiso de Merkel). Siempre se repite la historia. ¡Feliz 2013, querido lector!
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados