Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

La crítica, el arte, la literatura, el cine, la música, la TV, la fotografía, la comunicación... Aporte su visión acerca de cualquier evento cultural.

Moderador: Diario de Noticias

Responder
Avatar de Usuario
Imnogud
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 11174
Registrado: Jue Jul 19, 2007 11:39 am
Ubicación: Estoy aquiiiiiii

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Imnogud » Dom Sep 27, 2015 11:48 am

Okariz escribió:Por cierto, llevábamos casi ocho meses y medio con el hilo abandonado. Son rachas, supongo. :wink: Se os echa en falta.
Ays..............
Pues a ver si el otoño nos trae un poco de tranquilidad.

Y por lo que leo, ya tenías alma de poeta en tus años de (todavía más) joven.
Imagen
"es preciso llevar dentro de uno mismo un caos para poder poner en el mundo una estrella" (Nietzsche)
"no me deis consejos; sé equivocarme yo solo" (Pitigrilli)

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15134
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Dom Sep 27, 2015 12:57 pm

Gracias, Imno, por esa referencia a la juventud (¡Ay, Darío*, qué bien lo supiste expresar!) :P . El caso es que hace un par de semanas, mientras ordenaba papeles y más papeles (¡y cuidado que soy de los que se deshace de los inútiles que ya no sirven para nada!), me topé con viejos poemas de cuando era jovencito, escritos en Pamplona y en Granada. Creo que el más antiguo que conservo es uno que no sólo tiene fecha y localización (en Iruña hace ni se sabe...) sino hora y lugar concreto: siete y media de la tarde en el Café Iruña. ¡Ya hay que ser minuciosamente exagerado! Pues no me parece malo del todo, pero es muy pueril, muy humano; con todo, tiene figuras logradas (creo).

Lo peor de un poema es la insinceridad y la cursilería. Devastan cualquier intento de atisbo de poema. Por eso me parece tan difícil escribir un poema (ojo, a mí). Cuando dejas el yo aparcado en un rincón de la habitación, ese poema (por muy perfecto que sea, o que parezca) acaba oliendo a falsedad; cuando se te hincha mucho el pecho y crees que almacenas un dechado de gracia y de sabiduría, ese poema será muy vistoso, sin duda, pero también muy pomposo, muy de cartón-piedra. Es como el burro de aquel cuento: sí, estaba maravillosamente engalanado y no le faltaba ningún adorno; sin embargo, sólo era una ruina decrépita. Escribe Claudio Rodríguez esto en el inicio de su poema Ajeno: "Qué largo es el día para el hombre que no ama y él lo sabe". Esto es poesía. Y muy alta, por cierto. Como todo en la vida, los superfluo gangrena a un buen poema.

*Estos son los versos que más me gustan del poema Canción de otoño en primavera (más conocido por Juventud, divino tesoro, que es el primer verso).
¡Y las demás! En tantos climas,
en tantas tierras siempre son,
si no pretextos de mis rimas
fantasmas de mi corazón.
Darío está en las antípodas de Rodríguez, por supuesto. Pero Darío es capaz de arrebatarte una mirada, de robarte la palabra, de hacer que te quedes boquiabierto. Porque muy pocos -poquísimos- poetas, en lengua castellana, son capaces de escribir no un poema sino una sesión de fuegos artificiales, capaces de emular a los que serpentean en el cielo pamplonés las noches sanfermineras.

Dices que ya tenía alma de poeta entonces. Con tu permiso, me voy a remitir a estas palabras primeras de Lot en El toro de Valtierra. Yo también quería ser poeta, como Fogwill. No digo que parecido a él; sólo digo poeta, a secas. Quería ser poeta y cuando me di cuenta me convertí en un porreta; pero os prometo que este será el único ripio que me leeréis. Me conformaba con ser un mal poeta, un poeta sin rima, sin arte mayor ni arte menor, sin sinalefas y sin once sílabas en cada verso. ¡Eh! ¡Que he dicho poeta, no sonetista! Un poeta breve, leve, de nieve. (...)

Total, que acabo yéndome siempre por las ramas.

Pues esperemos ese otoño, Lennon. :P
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
Imnogud
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 11174
Registrado: Jue Jul 19, 2007 11:39 am
Ubicación: Estoy aquiiiiiii

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Imnogud » Mié Sep 30, 2015 9:54 pm

:shock: :| :| :| ............ ¡Jodé...! :| :? :shock:
Imagen
"es preciso llevar dentro de uno mismo un caos para poder poner en el mundo una estrella" (Nietzsche)
"no me deis consejos; sé equivocarme yo solo" (Pitigrilli)

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15134
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Jue Oct 01, 2015 6:50 pm

TRIBULACIONES DE LOT.
Tristeza.

Te sienta bien ese vestido de tristeza.
La tristeza te embellece.
Hace más serenos y profundos tus ojos oscuros,
invita a tu voz a que emane limpia de un pozo insondable.
Hasta tus manos y tus pies dibujan arabescos
en el aire, con elegancia.
Tiene tu piel un mate satinado,
que otorga luz a tu rostro;
y tu cabello suelto y bruno
se desliza libre por tus hombros quebradizos.
Si te desnudaras, la tristeza inundaría
todo el espacio que habitas;
formaría charcos añiles,
y me sumergiría en uno de ellos
para bañarme en el alma
de tu melancolía tan reverberante.

(15 de febrero de 2015, Sevilla).
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15134
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Mar Feb 21, 2017 12:05 pm

Pues subo este hilo, justo dieciséis meses y veinte días después, tras el año en blanco que fue 2016. No recuerdo haberlo subido. Lo he encontrado, y no lo recordaba.

DESTERRADO

Desterrado el verso en un accidente
de una maldita tarde,
la poesía es el cadáver exquisito
de una muñeca sin caricias,
un perro sentimental,
el símbolo de lo barato,
la ambición del olvido,
la carne blanca de la muerte,
un corazón en silencio.

Pero enredado en visiones,
sueño con la voz de esa dama alta,
con su beso femenino en mi espalda,
enamorado de la luna de los niños sin eco.

¡Qué placer perverso vivir
en la locura de un tango reincidente,
cuando la sal de la razón sólo es
una piedra recién lavada!
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

Avatar de Usuario
otsoa
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 5515
Registrado: Vie Nov 28, 2008 2:54 pm
Ubicación: Iruñerria

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por otsoa » Mié Mar 15, 2017 4:19 pm

Cogiendo el rumbo

A flote, navega en mares dormidos que mecen, arropan y balancean con la calma con que se duerme a un chiquillo. Que respiran paz, brisa sin viento, cielo sin nubes...... Entre tanto, el destino avanza lenta e inexorablemente, o eso sospecha, con la inercia suave de quien figura dirigir algún anhelo extraviado. Y sentado en la barca supone navegar, apenas acompañado por esa mochila llena de recuerdos e ilusiones, de pasados y futuros, dejándose llevar por la vida, recordando... proyectando... sin conciencia del presente. Y se aleja.. sobre todo de sí mismo. Se deja ir inconsciente, con la fragilidad ignorante que lo caracteriza, ajeno a su propio mundo, empapado de sueños y nostálgicas evocaciones pretéritas... y así, con la mirada perdida, con los ojos vidriosos... cree navegar el náufrago. Y así pasa el tiempo, avanza su vida, sin comprender quien es y donde está. Preso de sus sueños, esclavo de sus ilusiones... mártir de sus propios miedos.

Y sin embargo los mares le traen sorpresas en forma de mareas que no avisan, tempestades que rugen... silencios que atormentan. Caídas... agua salada sobre herida, piel quemada. Equilibrios forzosos en el alambre. Y es en esos días grises, en los que todo se balancea sin permiso, donde descubre la grieta que inunda su balsa. Y reconoce, pobre ignorante, que no está en el casco, no... sino en su interior. Dentro de él. Y se sabe inundado... y siente que se ahoga.... y es consciente, quizá por primera vez, que jamás exploró esas salas de mandos. Que nunca pilotó su nave. Que sus motores no eran más que el eco de la cadencia monótona de ese reloj de arena que lo encajona, del paso del tiempo, de la inercia de la vida. Y siente que los ecos bonitos del pasado le susurran melodías como sirenas... mentiras cogiendo forma de realidades, y esos sueños, antaño irrealizables, emergiendo sin permiso en un futuro que nunca alcanza. Espejo sin imagen, reflejo hueco.

¿Y el timón?, se pregunta ingenuo. Nunca lo hubo, muchacho. Y se estremece, y la sacudida le mueve unas entrañas desconocidas. Y busca dentro... explora, por primera vez... y se siente... aquí y ahora... en una sola cosa.
¿Este soy?, se pregunta incrédulo.
¿Qué he hecho? Continúa. Y la respuesta es tan simple como cruel. Nada.

Y es en ese instante donde sus ojos pierden el brillo del horizonte, la mirada profunda del pasado, la chispa de la ilusión en el futuro.... y baja... baja... baja.... y se encuentra a sí mismo. Allí abajo. En galeras. Y una infinita soledad cree invadirlo con angustia. Y quizá llora... amargamente.... sal por las heridas, lágrimas incendiadas de un dolor real, agudo.... que recorre su interior y lo abre en canal sin permiso.

Y ahí abajo, la angustia, con su terrible palpitar, va dejando paso a una tristeza más calmada y lenta... que permite mirar dentro. Y el llanto, antes afilado, ahora descansa sobre sus hombros con algo de paz. Con la calma que da el perdón.

Y entonces es consciente, quizá por primera vez, de lo que quiere. De su vida. Y por una vez decide coger el timón... algo extraño... y por sorpresa cambia el rumbo de su destino, ahora seguro, para dirigir su vida hacia donde quiere llevarla. Presente, en su interior, se siente con la fuerza para ir virando y reconducir su nave, para ir afrontando miedos, para superar culpas, para hacerse fuerte dentro de sí, ahora... y poder por fin perseguir sus sueños. Sin derivas, sin inercias... dueño de sí mismo.

Este soy yo, y soy mi dueño, se dice. Y ahora sí sonríe.

Y estoy al mando, se repite consciente. Y la mirada perdida se encuentra la realidad. Y los sueños, ahora, sólo son etapas en su peregrinar. Y el timón, el rumbo... está en su mano. Aquí y ahora. Dentro.

Y mira por fin al frente con determinación... y sabe cómo perseguir sus sueños. Día a día.
«El hombre es un lobo para el hombre». Hobbes
Imagen

Avatar de Usuario
Imnogud
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 11174
Registrado: Jue Jul 19, 2007 11:39 am
Ubicación: Estoy aquiiiiiii

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Imnogud » Jue Mar 16, 2017 12:27 am

:D No me lo puedo creer... ¡Otsoa ha vuelto!
Y ha vuelto como siempre (o mejor). A ver si nos vamos animando los demás.
Imagen
"es preciso llevar dentro de uno mismo un caos para poder poner en el mundo una estrella" (Nietzsche)
"no me deis consejos; sé equivocarme yo solo" (Pitigrilli)

Avatar de Usuario
otsoa
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 5515
Registrado: Vie Nov 28, 2008 2:54 pm
Ubicación: Iruñerria

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por otsoa » Vie Jun 09, 2017 10:29 am

Adiós luna

Llegaste con la noche, con ese atardecer hermoso que tienen los días claros, aquellos donde el sol y la luna bailan separados, dejándose ir, viniendo....en ese compás dual en el que se mueve la naturaleza. En ese espacio de tiempo donde los horizontes sueñan con ojos que los miran, y los sueños son libres para volar sobre el crepúsculo en busca de su libertad.

Llegaste luna y lo hiciste con otro brillo, iluminando la triste figura que en aquel entonces te recogió en un abrazo intenso, puro, y que sin embargo sentía vacío. Tristeza por algo que no lograba entender. Entonces, en ese breve instante que comprende la llegada del escalofrío y la salida de la estabilidad, llego tu fuerza, tu magia y tu energia dentro, como una tormenta de verano, inundando su interior con virulencia y resquebrajando aquellos cimientos viejos que le anclaban a una vida que no entendía. Y él.... él seguía sin entenderla contigo.... todavía no comprendía y le costaba entender tus ciclos, luna, tus rotaciones. Tus idas y venidas...

Y pudo mirarte, aunque le costara verte. Y pudo sobrecogerse con tu atracción inmensa, brutal, que le hizo pequeño y frágil, que le quedó por momentos grande, que le provocó un miedo intenso del que aun nota sus rescoldos calientes quemar lentamente su interior. Pero igualmente, luna, tú le enseñaste a sentir como no lo había hecho nunca. Como no lo había hecho nadie.

Y tu brillo, tu luz auténtica, le hechizó como nadie hasta entonces. Y tu sonrisa amplia, pura, franca, le enamoró rompiéndolo por dentro. Y ese guiño de ojos torpe, divertido, cómplice.... ese, sencillamente le cautivó y atrapó.... haciéndole sentir una felicidad inestable agitada por un vértigo y pánico que no conocía. Por el miedo a la pérdida.

Tu le mostraste cómo querer, luna. Contigo aprendió a amar.... aunque sentirlo no fuera darlo, porque, luna, viste que tenía poco para dar, aunque quisiera hacerlo. Aunque se esforzara. Faltaba fuerza, determinación, seguridad. Poco, había muy poco.... pero sí, sí sé que hiciste de su vida algo distinto, diferente. Donde desde ese momento las cosas cambiaron de lugar, donde todo comenzó a moverse alrededor, fuera, pero sobre todo dentro. Donde el equilibrio -puñetero- no era más que una quimera. Y ahí se tambaleó, una y otra vez, cíclicamente, mientras tú, luna, le disfrutabas y temías a partes iguales, mirándolo con esa sensación de que no, algo no terminaba de fluir como debía, algo no estaba en su sitio. No.... algo no iba bien. Y perdiste por momentos esa brillante luz que te hace tan especial y única, y las nubes que enturbian los sueños puros trajeron noches de luna nueva donde la oscuridad se hizo más presente, donde costaba conciliar el sueño, donde la tristeza tendía a invadirlo todo. Y lloraste, luna.... y él también.

Tú, luna, mareas a tus pies, fuerza de la naturaleza..... te fuiste con el día, con la luz del sol que te trajo, volando como siempre. Y te fuiste y volverás, porque es tu sino, es tu naturaleza, tu ciclo... y él, desde su atalaya, podrá mirarte las noches sin nubes, podrá soñarte al mirar las estrellas, podrá recordarte en la huella que has dejado. Y, seguro, conseguirá ir brillando poco a poco con la luz que tú le mostraste tiene dentro. Con tu fuerza, que le enseñó el camino. Con tus ciclos...todos, que le dieron una lección para la vida. Recorrido, camino, guía que nunca olvidará.

La vida transcurre y fluye siempre, y se abre paso.... y ahí, detrás del sol, aunque no la veamos, sí, ahí también está la luna.

Aunque duerma para él, aunque ilumine otras esferas, aunque sólo, ahora, no te mire.

Gracias por todo luna. Nunca te olvidaré.
Imagen
«El hombre es un lobo para el hombre». Hobbes
Imagen

lapergola
2 de febrero
2 de febrero
Mensajes: 125
Registrado: Sab Sep 16, 2017 2:24 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por lapergola » Mar Oct 17, 2017 4:34 pm

Marca ACME escribió:
Sab Feb 02, 2008 6:12 pm
Se me ocurre, (no sé qué os parecerá); abrir un hilo por si a alguien le apetece escribir algo propio, no copiado.

Si es una idea absurda: Hilo cerrado ya. Pero si a alguien le gusta, aquí está.

Es simplemente una iniciativa, que puede comenzar, o ir al olvido; sin más.

En todo caso, una puerta abierta. Para todo el mundo.

Para expresarse si acaso interesa. Cada cual decidirá.

:roll:
De verdad que me encanta tu idea, me pareces genial, ya que a mi me gusta siempre, o bueno casi siempre :D crear frases bonitas cortas, para levantar el animo de los demás y de mi misma. GENIAL :)
Imagen

Avatar de Usuario
Okariz
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 15134
Registrado: Lun Mar 13, 2006 11:11 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por Okariz » Vie Nov 24, 2017 8:43 pm

DOS HOMBRES

Dos hombres charlan de pie y fuman. Lo hacen prácticamente a diario desde hace tanto tiempo que ya han olvidado cuándo comenzaron sus pláticas. Tampoco recuerdan sus nombres, pero poco les importa esta circunstancia. Como siempre, están en medio del páramo y mantienen la atávica costumbre de mirarse directamente a los ojos. Sólo cuando tiran la colilla al suelo y la aplastan dejan, por un momento, de escudriñarse. Son muy viejos y sin embargo mantienen un aspecto físico envidiable: una mata generosa de cabello, una altura considerable y no excesiva, piernas y brazos poderosos, en un cuerpo exento de grasa, y un rostro, paradójicamente, aniñado.  No son hermanos, no guardan ningún parentesco y no se parecen en absoluto el uno al otro. Probablemente haya más hombres en la tierra del inmenso páramo, pero ellos no los han visto nunca o se les ha borrado la imagen de los últimos que conocieron o con los que trataron. 

Imagínemos que los vemos en una pantalla. El hombre de nuestra izquierda tiene una larga y profunda cicatriz en su ceja siniestra, un surco todavía rojizo que muere al comenzar la sien. Prácticamente la mitad de la ceja está calva. Es una vieja herida de su niñez, pero él es incapaz de rememorar el día que la estrenó. Entonces, su cara pueril se endureció con ese tajo hondo, convertido con el paso del tiempo en un tatuaje imborrable. El color de la marca hace juego con sus ojos del color de las castañas de piel brillante. Acostumbra a repasar la raja con la yema del dedo índice de su mano izquierda, desde el principio hasta el final, nunca al revés. Es el rasgo más característico de su rostro; así que obviaremos cualquier otra descripción física. Le llamaremos Cejarrota, el mismo apodo que mantuvo durante muchos años, antes de recalar en el páramo.

El otro hombre es algo más alto y ligeramente más corpulento. Su ojo derecho parece que sufriera el peso de un párpado demasiado carnoso y se mantiene invariablemente a punto de cerrarse, aunque siempre asoma una línea lo suficientemente ancha como para contemplar el azul acerado que esconde en su interior. A menudo hace el gesto estéril de internar levantar con los dedos pulgar e índice de la mano derecha ese pliegue de piel que cae como un fardo sobre el ojo. Como esa peculiaridad le acompaña desde su tierna infancia, probablemente a causa de un golpe violento, nos limitaremos a referirnos a él como lo hicieron en su día quienes lo conocieron: Ojocerrado.

Los dos hombres gastan sombreros vaqueros de color cuero y, contemplando sus perfiladas figuras, parece que éstos fueran una continuación de sus cráneos. Indiferentes al tiempo, mantienen las alas bajas, como si quisieran ocultar el color de sus ojos o protegerse infinitamente del sol. Calzan botos de caña larga de piel de vaca, adornados en las puntas con un semicírculo de plata, brillante tanto al sol como a la luna. Y siempre guardan un cuchillo de hoja afilada y de mango negruzco de asta de toro en la caña de las botas: Cejarrota en la izquierda, porque es zurdo, y Ojocerrado, que es ambidiestro, también.

Esta mañana el cielo está plomizo y el sol a duras penas intenta abrir un hueco entre las pesadas nubes para hacer acto de presencia. Quizá llueva, pero no huele a lluvia. Algunos pájaros aparecen y desaparecen, en vuelos nerviosos y acelerados. Los hombres permanecen en silencio y, como si se hubieran puesto de acuerdo, encienden sus cigarrillos, valiéndose de cerillas de madera, que guardan minuciosamente en las respectivas cajas una vez utilizadas. Cejarrota deja salir el humo, perezosamente por la nariz, y Ojocerrado levanta ligeramente la cabeza y lo expulsa por la boca, en humaradas espesas y voluminosas. 

-Todavía me pregunto por qué no te maté.
Y las palabras de Ojocerrado rasgan el silencio y hasta parece que asustaran a los pájaros, cuyo vuelo se torna -misteriosamente- más frenético.
-No merecía la pena. No vale la pena matar sin motivos. Ni tan siquiera sé si alguna vez fueron razón suficiente para matar a alguien. ¿Nunca te lo has preguntado?
-No lo sé, quizás. Ya no matamos y ya no importa preguntarnos por qué lo hacíamos o dejábamos de hacerlo. Los muertos se han evaporado, pero tú no. Y no sé por qué no estás con ellos desde hace tiempo.
-Porque entonces estarías solo como una rata en esta tierra maldita. O lo estaría yo, si soy más rápido con el cuchillo.
-¿Te acuerdas de ella?
-Todos los días, como tú. Pero seguiría viva si no llega a ser por ti. O al menos su vida hubiera sido algo más larga. Algo me consuela: por fin descansó. Tu sombra era demasiado larga y ponzoñosa. Quizás fue lo mejor.
-¿Por qué no huisteis?
-Nunca huyo. Ya lo sabes. Y ella no tenía fuerzas. La desecaste; la convertiste en una piedra dura y estéril, como ésta.

Y terminadas estas palabras, Cejarrota da un puntapié a una piedra pequeña, ovalada y grisácea, y ésta se eleva, sobrevuela unos metros y cae en seco, envuelta en una nube oscura de polvo. Cejarrota clava la mirada muerta en el suelo y los iris de sus ojos se acartonan, confiriéndole al marrón brillante de su color un tono apagado de pájaro disecado. Sólo su pupila brilla en intensos destellos de carbón.
Tiñes mis días de fatal melancolía/ En las ruinas, yedra/ Si mirara más hacia el espejo y menos a la ciudad/ Triste campana que ya no suena/ Largo se le hace el día a quien no ama y él lo sabe/ No se ven los corazones/Tu dignidad es la de todos.

lapergola
2 de febrero
2 de febrero
Mensajes: 125
Registrado: Sab Sep 16, 2017 2:24 pm

Re: Escritos Propios: Poema - Prosa - Etc. -

Mensaje por lapergola » Jue Dic 07, 2017 5:12 pm

Os cuento que tenía una recopilación de poemas que había escrito desde 1991, eran muchísimos me tenía enamorada la idea de publicarlos y tener mi propio libro, era mi utopía, y pues por cosas del destino pude hacerlo, primero procedieron a editar libro. Ya está a la venta en las principales librerías de la ciudad. Recomiendo a editarlibro.com.

Responder