Libros recomendados

La crítica, el arte, la literatura, el cine, la música, la TV, la fotografía, la comunicación... Aporte su visión acerca de cualquier evento cultural.

Moderador: Diario de Noticias

Responder
Avatar de Usuario
basoko
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 21720
Registrado: Dom Mar 18, 2007 12:17 am

Re: Libros recomendados

Mensaje por basoko » Lun Abr 09, 2018 11:03 am

Imagen

Mentira romántica y verdad novelesca

Es el mejor libro de crítica literaria que he leído jamás.

Se trata de la primera obra de madurez del antropólogo y crítico literario René Girard (1923-2015). Se publicó por primera vez en 1961 y me parece difícil que a día de hoy se haya publicado algo mejor que este libro en este ámbito.

Considero a Girard superior como crítico literario a Bajtin, Shklovski, Lukács, los teóricos de la recepción tipo Iser o Jauss, Coetzee, Propp, Harold Bloom, Roland Barthes, Milan Kundera o Tzvetan Todorov por comentar algunos críticos (o escritores metidos a críticos) considerados de primer nivel y referencias indispensables en esto de la crítica literaria. Con este comentario no estoy despreciando ni pretendo hacer de menos a ninguno de estos autores. A alguno lo desprecio, pero en general los tengo en aprecio. Es sólo que este señor está a otro nivel.

Después de Girard para mí los mejores son Kundera y Bajtin, ya que son quienes de forma más consistente integran en su análisis literario las cuestiones propiamente estéticas y estructurales con observaciones de tipo existencial, espiritual o moral, o simplemente con el análisis de lo que un artista quiere decir con sus obras. Y Kundera es mejor que Bajtin, notándose sin embargo una influencia decisiva del segundo, que fue anterior, sobre el primero. Todorov fue un gran académico y siempre resulta ilustrativo leerlo por su enciclopédico conocimiento del campo de la crítica literaria. Fue el gran divulgador de Bajtín. Sus análisis de obras concretas son algo más pobres, sin embargo. En su momento me llevé una grata sorpresa (y me reafirmé en mis intuiciones) con la lectura de uno de los últimos libros de Todorov (Crítica de la crítica), en el que hace balance de sus vivencias en este campo de estudio. Después de dar muchas vueltas hablando sobre distintas escuelas, al final y sin previo aviso pone a René Girard como ejemplo de lo que él consideraba que es la mejor crítica literaria (junto a Kundera y otro autor cuyo nombre no recuerdo y que no he tenido ocasión de leer). El pobre Todorov deambuló a lo largo de su vida por todas las escuelas imaginables de crítica literaria y acabó encontrando algo que dio sentido a su búsqueda.

Luckács (Teoría de la novela; no he leído su obra posterior) me pareció muy bueno y tiene muchas intuiciones buenas que se pueden leer en paralelo a las de Girard. Aunque claro, disiento de su visión marxista de la realidad. En muchos aspectos su obra fue rompedora e innovadora, y muchas de sus reflexiones son pioneras y duraderas. De Shklovski sólo me gusta el concepto de extrañamiento, se equivocó igual que el resto de los formalistas en su comprensión esencial del fenómeno literario. Aunque algunos de los formalistas eran conscientes de las limitaciones de su forma de analizar la literatura, como el mejor de ellos, Vladímir Propp, en cuya obra Morfología del cuento ruso se inspiraron los estructuralistas tipo Levi-Strauss, pero curiosamente los filósofos estructuralistas hicieron caso omiso de las advertencias que lanza Propp en el prólogo de su libro. Y así acabó el estructuralismo.

Para que se vea que la crítica literaria no es siempre pura charlatanería (aunque lo es demasiadas veces), y que en ocasiones los literatos tienen más fundamento que los filósofos pretendidamente científicos, comentar que fue ese desprecio a la advertencia de Propp sobre las limitaciones del método del análisis estructural lo que terminó llevando al estructuralismo (que tiene cosas muy interesantes y válidas) al descrédito, porque los filósofos y antropólogos estructuralistas trataron de darle a su aproximación una universalidad que no puede tener. El estructuralismo constata la existencia de constantes estructurales en los artefactos culturales que produce la humanidad, pero no puede dar cuenta -por limitaciones de método- ni de su origen (como advertía Propp) ni de su sentido (como advierte René Girard más adelante en La violencia y lo sagrado, creo). Sólo es un método parcial de análisis. Necesario, pero parcial. Así que cuando los estructuralistas se pusieron a hablar desde su cátedra sobre el origen, la razón de ser y el por qué de las estructuras, naufragaban patéticamente, porque extraían sus conclusiones de un método que ni siquiera se pregunta por esas cosas. Es como si alguien pretendiera extraer conclusiones válidas sobre la altura de un objeto usando un termómetro. Vladimir Propp lo advirtió de forma muy clara nada menos que en la introducción de su libro (específicamente, sobre la imposibilidad de determinar el origen de las estructuras mediante un análisis meramente formal de las mismas) y los estructuralistas no le hicieron ni p** caso, a la vez que decían tomar al propio Propp como modelo y referencia :roll:

Harold Bloom me parece particularmente nefasto, la experiencia que tengo con él es que empecé a leer "su gran obra", El Canon Occidental, y no la terminé porque me pareció un insustancial.

Y por último, puede que sea injusto con él pero Roland Barthes me parece otro que es un tanto insustancial aunque menos que el anterior. En sus textos se encuentran algunas perlas pero éstas están situadas en medio de un montón de morralla. Eso cuando habla de literatura. Es un poco como Michel Foucault, te escribe un coñazo de libro para explicarte cosas para las cuales bastaba un párrafo. Es muy francés eso. Muy siglo XX francés.

Lo cierto es que yo también suelo cometer el mismo pecado y casi todo lo que he escrito hasta aquí no tiene nada que ver con el libro que recomiendo. La diferencia es que a mí nadie me aclama -justamente, además- por lo que escribo.

Así que volvamos al tema.

En este libro René Girard realiza un recorrido a través, fundamentalmente, de las obras de Cervantes, Flaubert, Proust, Stendhal y Dostoievski. En el caso de Cervantes se limita a Don Quijote, en los demás recorre el conjunto de sus obras. Es una especie de ejercicio comparativo entre los distintos autores. Saca un fruto extraordinario del análisis tanto de las semejanzas como de las diferencias entre ellos. Y de las trayectorias de cada uno de ellos.

Es más fácil leerlo si ya conoces a uno o más de sus autores. Si no, requiere algo más de concentración para seguirlo. No es que se explique mal (al revés), pero va ilustrando sus conceptos con infinidad de ejemplos de personajes y situaciones que saca de esas novelas. La primera vez que me leí este libro sólo me había leído Don Quijote y un par de novelas de Dostoievski. Si no se conoce a ninguno de los autores costará un poquito más. Sin que, insisto, eso signifique que sea imposible o muy difícil. Sólo requiere cierta concentración. La justa cuando te están usando como ejemplos cosas sacadas de libros que no has leído. Es importante seguir los ejemplos porque es ahí donde se iluminan los conceptos. El principal inconveniente de no haberte leído a esos cinco autores o al menos uno de ellos es que te tienes que creer lo que te cuenta Girard sobre ellos. Yo como ya conocía al Quijote y a los Hermanos Karamazov lo que leí de lo que decía de ellos me pareció verdadero y por tanto no puse objeciones a la hora de ir creyéndome de entrada los otros ejemplos que iba poniendo. Pero claro, eso lo tiene que decidir cada uno, o le crees o no. Conocer a los autores de los que habla te permite adquirir la distancia crítica adecuada e ir leyendo este ensayo de igual a igual, ni rechazándolo porque no te gusta lo que afirma ni aceptando todo lo que dice porque lo escriba él. Yo mismo estoy de acuerdo con Girard en lo fundamental pero disiento en algunas cosillas secundarias (que no afectan a lo fundamental pero sí a la manera de exponerlo y a la manera de explicar ciertos textos).

Lamentablemente la primera edición de Mentira romántica en castellano (1985) se agotó y, de forma inexplicable y escandalosa, hace mucho que no se puede encontrar en las librerías, aunque curiosamente Anagrama parece ofrecerlo en su web a un precio de 9 euros:

http://www.anagrama-ed.es/libro/argumen ... 00784/A_78

Pero es mentira, no se ha vuelto a editar.

Afortunadamente está disponible para descarga en Scribd en una versión escaneada y en PDF, puesta ahí por algún alma caritativa (que ya os puedo decir que no soy yo):

https://es.scribd.com/doc/136003283/lib ... elesca-pdf

Si no queréis leerlo en el ordenador o no tenéis medios para imprimirlo, la única alternativa es recurrir al idioma de alguna cultura que se toma la comprensión de las obras literarias mínimamente en serio.

Si conocéis el francés podéis encontrarlo hasta en ediciones de bolsillo con el título Mensonge romantique et vérité romanesque. (Me he leído tanto el original como la traducción al castellano y doy fe de que la traducción es muy, muy buena, en el sentido de muy fiel al original tanto en forma/estilo como en "contenido". Es prácticamente lo mismo leer a Girard en francés que en castellano).

Si no, en inglés se publicó bajo el título, mucho menos inspirador, de Deceit, Desire and the Novel: Self and Other in Literary Structure. He leído en inglés algún libro por no haberlo encontrado disponible en castellano o en el original, pero no éste. Así que no sé qué tal es la traducción. Quiero suponer que buena.

En general es un autor al que la gente tiende a malinterpretar. Por un lado eso ocurre porque a veces Girard tiende a la hipérbole o a cierto grado de simplificación, y algunos tienden a tomar sus hipérboles al pie de la letra, olvidándose del resto del libro (donde se pueden encontrar comentarios que matizan las hipérboles) y olvidándose también del resto de su obra (por poner un ejemplo, más adelante integraría a Shakespeare, y por tanto al teatro, en su visión de la gran literatura; en esta primera obra limita específicamente a la novelística; pero eso en realidad no afecta a lo fundamental). Pero estoy convencido de que la proliferación de malinterpretaciones se debe también a que es tan bueno que sólo otro genio podría superar el nivel. Y la gente normalmente no somos genios, así que es más fácil malinterpretarlo o interpretarlo a medias y construir castillos en el aire y hacerse pajas mentales muy tontas, vicio este último al que la Universidad moderna está muy enganchada en el terreno de las humanidades en general.

Con respecto a las malinterpretaciones (una de las menos graves que he leído, pero que me parece importante), no sé si os habéis leído el Quijote, pero creo que a los comentarios de Girard sobre el Quijote hay que hacerles alguna que otra matización importante, porque luego llegó su discípulo Cesareo Bandera y se hizo la picha un lío con lo de la mímesis externa e interna en base a una comprensión poco crítica/poco digerida de los comentarios de René Girard sobre el Quijote que, sin ser falsos, pecan en algunos aspectos de superficiales, más bien, poco elaborados. No entiende que algunos comentarios de Girard sobre el Quijote tienen carácter preliminar, son de tipo introductorio (Mentira romántica y verdad novelesca empieza hablando del Quijote, justamente), que no pretenden más que poner sobre la mesa algunos conceptos elementales. Son comentarios válidos pero si se aplican tal cual al Quiote, sin más matizaciones, pueden llevar a cierta confusión.

Esto es sólo para quien se haya leído el Quijote, a quien no lo haya leído el texto de Girard no lo va a confundir, al menos en esto.

Y por mí ya está. A quien este chorizo le haya servido para interesarse por el libro, pues que actúe en consonancia con el interés despertado. Y a quien no, pues nada. Que lea otra cosa. O nada. Que a veces es mejor no leer que leer, según de qué libro se trate.
La pasión del hombre nuevo consiste en deshacerse de toda Realidad, a fin de que el "yo quiero" rija la construcción de una realidad nueva y fantasmagórica - Pavel Florensky

ὕβρις ez, σωφροσύνη bai!!!

IC XC NIKA

Responder