LA GESTIÓN DEL AGUA

Opine sobre cualquier noticia del día que le haya parecido interesante o polémica. Sociedad, política, economía...

Moderador: Diario de Noticias

Avatar de Usuario
javi clemente
6 de junio
6 de junio
Mensajes: 1049
Registrado: Vie Dic 05, 2008 12:57 pm
Ubicación: Txantrea

Re: LA GESTIÓN DEL AGUA

Mensaje por javi clemente » Jue Oct 26, 2017 6:40 pm

Os paso otro artículo de Julen Rekondo

Estamos de nuevo ante una gran sequía. El Estado español encadena tres años hidrológicos con lluvias por debajo de las medias históricas. La situación es tal que la sequía ha avanzado durante el último año hasta producir que el número de zonas en alerta o emergencia por falta de agua se haya doblado en doce meses. Y si cogemos los últimos cuarenta años, se aprecia una merma en las precipitaciones muy importante. No hay más que ver los datos estadísticos del Ministerio de Medio Ambiente y de otros organismos. Pero como “todo va bien”, apenas se han tomado medidas. Solo el hecho de que al menos cinco comunidades autónomas hayan recurrido a camiones cisternas para poder abastecer de agua potable a los habitantes de pueblos y aldeas en Andalucía, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Galicia.

Los últimos informes existentes a los que me referiré más adelante reflejan muy a las claras que “el cambio climático, con un aumento de la temperatura como se está dando progresivamente, causará una disminución de aportaciones hídricas y un aumento de la demanda de los sistemas de regadío”.

La Agencia Europea de Medio Ambiente señala que “las sequías y sus efectos sobre el caudal de los ríos son cada vez más graves y más frecuentes en el sur de Europa”, y, por tanto, en la península Ibérica.

Es decir, que tiende a llover menos, pero queremos más agua. Actualmente, en el Estado español, aproximadamente el 80% del agua se destina a regadío y el 20% restante en abastecimientos urbanos e industria.

Y se sigue sin afrontar la evidencia de que solo la mitad del agua de uso doméstico e industrial se usa realmente. O que se debe multiplicar o incrementar el suelo para regadío, cuando lo que se debería hacer es reducirse para afrontar la pérdida de recursos hídricos ya constatada en la península Ibérica.

Además, más de un tercio del regadío español es todavía por inundación, el método menos eficiente. Aunque ha bajado algo este sistema (denominado por gravedad), frente al goteo y la aspersión, en 2015 supuso el 35% del consumo agrícola, 5.200 hectómetros cúbicos, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En los últimos años, el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), a solicitud del Ministerio de Medio Ambiente, ha llevado a cabo varios estudios sobre los impactos que pudiera generar el cambio climático sobre los recursos hídricos y las masas de agua. Según uno de esos estudios, presentado en diciembre de 2010, en el que se evalúa el impacto del cambio climático sobre los recursos hídricos en régimen natural (básicamente los recursos disponibles y utilizables), se prevé una reducción de los mismos para los próximos años.

Haciendo una serie de proyecciones, los diversos escenarios contemplan para el año 2021 un 20% menos de recursos hídricos respecto a principios de los años 90. Por lo tanto, el cambio climático está reduciendo la disponibilidad de agua y es un factor clave a tener en cuenta.

De acuerdo con los compromisos reales que conocemos tras la firma del Acuerdo de París, tal como se señala en el informe Consecuencias del cambio climático sobre la disponibilidad de agua en España de Ecologistas en Acción, “podemos concluir que de no tomarse medidas adicionales nos dirigimos a un escenario de colapso climático fuera de lo que la ciencia determina dentro del margen de seguridad, que se traduciría, como mínimo, en un aumento de la temperatura superior a los 3ºC a nivel global y unas reducciones de los recursos hídricos disponibles en torno al 30%”.

En lo que al Estado español se refiere, con este escenario de subida de temperaturas al que nos dirigimos, es previsible que los periodos de sequía propios de nuestro clima se hagan cada vez más frecuentes, largos y extremos. También es esperable, en una buena parte de la Península, que las precipitaciones máximas en 24 horas se incrementen, y por tanto las crecidas fluviales y las inundaciones, con todos los daños que éstas conllevan.

Ante esta situación, es necesario reducir de forma importante la demanda de agua. Y esto deberá hacerse principalmente actuando sobre el regadío, que supone el 80% del consumo actual, a la vez que se siga trabajando en el incremento de la eficiencia en la utilización del agua, y se fomente la sustitución de cultivos por otros menos consumidores de agua. También es importantísimo poner en marcha todas las medidas necesarias para frenar el cambio climático, como se está haciendo en Navarra con la Hoja de Ruta del Cambio Climático, o la Estrategia de Cambio Climático del País Vasco-KLIMA 2050 en Euskadi.

Los humanos, incluida la inteligencia, que es lo que más agua necesita -no en vano el 90% del cerebro es agua- somos parte de ese sistema, al que tendremos que dedicar más atención si no queremos ahogarnos en la escasez hasta crecer en problemas de magnitud todavía mucho mayores.

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 13064
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: LA GESTIÓN DEL AGUA

Mensaje por Zumaque » Jue Oct 26, 2017 10:43 pm

javi clemente escribió:
Jue Oct 26, 2017 6:40 pm
Os paso otro artículo de Julen Rekondo

Estamos de nuevo ante una gran sequía. El Estado español encadena tres años hidrológicos con lluvias por debajo de las medias históricas. La situación es tal que la sequía ha avanzado durante el último año hasta producir que el número de zonas en alerta o emergencia por falta de agua se haya doblado en doce meses. Y si cogemos los últimos cuarenta años, se aprecia una merma en las precipitaciones muy importante. No hay más que ver los datos estadísticos del Ministerio de Medio Ambiente y de otros organismos. Pero como “todo va bien”, apenas se han tomado medidas. Solo el hecho de que al menos cinco comunidades autónomas hayan recurrido a camiones cisternas para poder abastecer de agua potable a los habitantes de pueblos y aldeas en Andalucía, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Galicia.

Los últimos informes existentes a los que me referiré más adelante reflejan muy a las claras que “el cambio climático, con un aumento de la temperatura como se está dando progresivamente, causará una disminución de aportaciones hídricas y un aumento de la demanda de los sistemas de regadío”.

La Agencia Europea de Medio Ambiente señala que “las sequías y sus efectos sobre el caudal de los ríos son cada vez más graves y más frecuentes en el sur de Europa”, y, por tanto, en la península Ibérica.

Es decir, que tiende a llover menos, pero queremos más agua. Actualmente, en el Estado español, aproximadamente el 80% del agua se destina a regadío y el 20% restante en abastecimientos urbanos e industria.

Y se sigue sin afrontar la evidencia de que solo la mitad del agua de uso doméstico e industrial se usa realmente. O que se debe multiplicar o incrementar el suelo para regadío, cuando lo que se debería hacer es reducirse para afrontar la pérdida de recursos hídricos ya constatada en la península Ibérica.

Además, más de un tercio del regadío español es todavía por inundación, el método menos eficiente. Aunque ha bajado algo este sistema (denominado por gravedad), frente al goteo y la aspersión, en 2015 supuso el 35% del consumo agrícola, 5.200 hectómetros cúbicos, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En los últimos años, el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), a solicitud del Ministerio de Medio Ambiente, ha llevado a cabo varios estudios sobre los impactos que pudiera generar el cambio climático sobre los recursos hídricos y las masas de agua. Según uno de esos estudios, presentado en diciembre de 2010, en el que se evalúa el impacto del cambio climático sobre los recursos hídricos en régimen natural (básicamente los recursos disponibles y utilizables), se prevé una reducción de los mismos para los próximos años.

Haciendo una serie de proyecciones, los diversos escenarios contemplan para el año 2021 un 20% menos de recursos hídricos respecto a principios de los años 90. Por lo tanto, el cambio climático está reduciendo la disponibilidad de agua y es un factor clave a tener en cuenta.

De acuerdo con los compromisos reales que conocemos tras la firma del Acuerdo de París, tal como se señala en el informe Consecuencias del cambio climático sobre la disponibilidad de agua en España de Ecologistas en Acción, “podemos concluir que de no tomarse medidas adicionales nos dirigimos a un escenario de colapso climático fuera de lo que la ciencia determina dentro del margen de seguridad, que se traduciría, como mínimo, en un aumento de la temperatura superior a los 3ºC a nivel global y unas reducciones de los recursos hídricos disponibles en torno al 30%”.

En lo que al Estado español se refiere, con este escenario de subida de temperaturas al que nos dirigimos, es previsible que los periodos de sequía propios de nuestro clima se hagan cada vez más frecuentes, largos y extremos. También es esperable, en una buena parte de la Península, que las precipitaciones máximas en 24 horas se incrementen, y por tanto las crecidas fluviales y las inundaciones, con todos los daños que éstas conllevan.

Ante esta situación, es necesario reducir de forma importante la demanda de agua. Y esto deberá hacerse principalmente actuando sobre el regadío, que supone el 80% del consumo actual, a la vez que se siga trabajando en el incremento de la eficiencia en la utilización del agua, y se fomente la sustitución de cultivos por otros menos consumidores de agua. También es importantísimo poner en marcha todas las medidas necesarias para frenar el cambio climático, como se está haciendo en Navarra con la Hoja de Ruta del Cambio Climático, o la Estrategia de Cambio Climático del País Vasco-KLIMA 2050 en Euskadi.

Los humanos, incluida la inteligencia, que es lo que más agua necesita -no en vano el 90% del cerebro es agua- somos parte de ese sistema, al que tendremos que dedicar más atención si no queremos ahogarnos en la escasez hasta crecer en problemas de magnitud todavía mucho mayores.

como dices la mayor parte del consumo deagua se dedica al regadio. En esta Navarra nuestra no se puede pretender por parte de los agricultores, seguir con el mismo ritmo de tierras de regadio, tendrán que rebajar las Ha. regables.

TXEMARY
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 2102
Registrado: Dom Mar 19, 2006 4:09 pm
Ubicación: Sofá

Re: LA GESTIÓN DEL AGUA

Mensaje por TXEMARY » Vie Oct 27, 2017 10:10 am

Yo en el pueblo (tengo una huerta de 40 metros) me cobran porque sí el agua de riego cuatro veces más que la de consumo domestico. No me quejo me parece raro que cobran sin tener contador aparte para ello. Buenos así es y si te parece mal quitas los diez tomates, diez pimientos y ya está
Tranki

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 13064
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: LA GESTIÓN DEL AGUA

Mensaje por Zumaque » Jue Nov 23, 2017 5:45 pm

Las otras consecuencias de la sequía: la falta de lluvia afecta a tu salud y a tu bolsillo

Hemos tenido el octavo año más seco desde 1981 y ha llovido un 15% menos que la media histórica. Más allá de las evidentes amenazas para el suministro de agua, la sequía tiene otros muchos efectos en nuestro día a día.


La sequía pone en entredicho la gestión del agua en España
Dos terceras partes de España corren riesgo de convertirse en desierto
Los embalses españoles alcanzan niveles de sequía no vistos desde hace 22 años
El calor y la sequía ponen a Galicia en alerta por la posibilidad de una nueva oleada de incendios
El mes de septiembre ha sido el más seco del siglo XXI

madrid
22/11/2017 20:44 Actualizado: 23/11/2017 09:46

lucía vilLa @Luchiva

Se nota en el recibo de la luz, en el precio de la cesta de la compra y en los niveles de polución de las grandes ciudades. La sequía no sólo está desenterrando antiguos pueblos hundidos bajo el agua de unos pantanos ahora secos; sus efectos se notan también, y mucho, en el día a día de la mayor parte de los habitantes.

La situación es crítica. El último mapa de seguimiento del Observatorio Nacional de la Sequía, a fecha de septiembre, refleja una geografía en la que la mayor parte de los indicadores se encuentran en situación de emergencia o de alerta hídrica. Y el escenario no ha mejorado en los últimos días ni tiene visos de hacerlo. “Las precipitaciones han sido prácticamente nulas en toda España”, señala el último parte sobre el estado de las reservas hidráulicas que elabora el Ministerio de Medio Ambiente cada semana.

Lo grave es que esa afirmación podría extrapolarse –salvo algunas excepciones- a casi al resto del año y a casi toda España. Según la Agencia Estatal de Meteorología, la cantidad de agua acumulada en el último año hidrológico–que abarca desde el 1 de octubre de 2016 hasta el 30 de septiembre de 2017- ha sido inferior a la normal en gran parte del territorio nacional y no ha alcanzado ni el 75% de su valor normal en Galicia, el norte de Castilla y León, gran parte de Asturias y Cantabria y algunas áreas de Extremadura, Andalucía y Canarias. En resumen: hemos tenido el octavo año más seco desde 1981 y ha llovido un 15% menos que la media histórica. Más allá de las evidentes amenazas para el suministro de agua, las cifras anteriores dejan estas otras consecuencias:
Pobreza energética

Tal y como está estructurado el sistema energético español –con un peso nulo de fuentes renovables como la fotovoltaica- una de las primeras consecuencias de la falta de agua repara directamente en el recibo de la luz. Con unos embalses al 37% de su capacidad, la producción hidroeléctrica –con costes mucho más baratos- ha caído en picado y el precio se ha disparado. Por el momento, los consumidores han pagado hasta octubre unos 74 euros más por la factura eléctrica que en el mismo periodo del año anterior, y se calcula que a final de año la cifra alcance los 100 euros de diferencia. El gas, por su parte, se ha encarecido entre un 3,2% y un 4,5%. La electricidad aparece también como una de las parcelas con mayor subida de precio en el IPC de octubre publicado por el INE: un 6,2% sólo en el último mes.
Coste de los alimentos

El efecto va en cadena. A menos agua, menos cultivos y a menos cultivos, mayores precios. El coste de las frutas se ha disparado un 11,2% en el mes de octubre y el de las legumbres y hortalizas un 1,5%, según el último Índice de Precios al Consumo. En algunas comunidades fuertemente afectadas por la falta de lluvias, como Galicia, las hortalizas han llegado a encarecerse hasta un 6,5% y la sequía ha repercutido también en el ganado: la carne de cerdo ha subido un 2,1% y la de vacuno un 1,7% el mes pasado. Castilla y León es también otra de las más afectadas. La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) calcula que allí la cosecha de cereal se ha reducido en dos tercios, con unas pérdidas para el sector de unos 1.500 millones de euros.

El aceite de oliva seguirá asimismo en su escalada de precios. La Unión de Pequeños Agricultores calcula que la campaña del olivar será un 20% inferior a la anterior.
Enfermedades

La falta de precipitaciones es también uno de los principales condicionantes de la calidad del aire en las ciudades. Los escenarios de alta contaminación, como los que viven estos días Madrid y otras ciudades en España, están provocados en su mayor parte por las sustancias tóxicas del tráfico rodado, pero las condiciones meteorológicas son clave para su disolución. El viento, y sobre todo la lluvia, ayudan a rebajar la concentración de gases que de otra manera quedan atrapados, provocando las boinas de contaminación sobre las urbes. La contaminación tiene además un efecto acumulativo, cuando más dure la situación, mayor es la concentración de partículas contaminantes en el aire, llegando a niveles muy perjudiciales para la salud. La alta contaminación está directamente relacionada con muertes prematuras, cáncer de pulmón, afecciones respiratorias, cardiovasculares e ingresos hospitalarios.

El 50% de las masas de agua en España están en mal estado. AFP
España, el país en el que quien contamina el agua no la paga

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 13064
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: LA GESTIÓN DEL AGUA

Mensaje por Zumaque » Vie Nov 24, 2017 5:28 pm

España se seca

La sequía está aquí para quedarse, y el problema es más grave de lo que parece.

España es ya el país más árido de Europa, con un 75% de nuestro territorio susceptible de sufrir desertificación, y nuestras reservas de agua embalsada apenas llegan al 37% de su capacidad (y bajando).

La falta de lluvia, además de graves impactos medioambientales, también provoca inmensas pérdidas económicas, riesgos sanitarios y problemas sociales. Los agricultores no recuerdan una situación peor desde 1992 en los cultivos de secano (aquellos que ni siquiera hace falta regar) y los niveles de contaminación atmosférica en ciudades como Madrid han superado el límite saludable para respirar. Más de 120 municipios en España se están abasteciendo con camiones y cisternas o tienen restricciones de agua para el consumo.

Pero la culpa de la sequía no solo es de la falta de agua, también de la mala gestión y el despilfarro. De pensar que el agua es un recurso infinito. Seguimos viviendo como si la Península Ibérica y nuestras islas fueran rica en agua, y un ejemplo claro lo vimos la semana pasada, cuando se anunció la construcción de la playa artificial más grande de Europa en Guadalajara.

En las últimas semanas Greenpeace ha viajado por 30 ríos, lagunas, embalses y humedales de 12 provincias para documentar la desolación provocada por la sequía, en lugares emblemáticos como los parques nacionales de Doñana y las Tablas de Daimiel, el nacimiento del río Tajo o los espacios protegidos de la Laguna de Gallocanta, Ruidera o Villafáfila.

El agua es un recurso imprescindible para la vida. Desde Greenpeace exigimos un cambio en la política hídrica, que deje de centrarse en las grandes obras hidráulicas y pase a gestionar el agua eficientemente, previniendo y mitigando los efectos de la sequía.

Muy interesante

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 13064
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: LA GESTIÓN DEL AGUA

Mensaje por Zumaque » Dom Nov 26, 2017 12:28 pm

Sequía y mal panorama a Tierra Estella

Sábado, 25 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Viendo este periodo de sequía que estamos padeciendo en Tierra Estella, da qué pensar sobre la necesidad de agua que padecemos. Vemos cómo se están secando las fuentes, cómo tanto el Ega como el Ebro bajan con unas niveles mínimos y eso por no hablar del pantano de Alloz que también ha terminado el año hidrológico con un caudal raquítico. Ante ese panorama y mirando el anticiclón que parece el culpable de que no lleguen las borrascas hasta aquí, quiero indicar que no tenemos plan b. Que el Canal de Navarra cuando llegue solo va a pasar por una esquina de la comarca, la que va de Oteiza a Lerín y de ahí a Andosilla y San Adrián. El resto de la Merindad se nos queda en el más absoluto secano. Con este panorama las expectativas que tenemos los agricultores de Tierra Estella no pueden ser más desoladoras. Pongo de ejemplo este otoño: la falta de humedad hace que ni salgan las cultivos y mucho nos tememos que cuando logren salir lo harán acompañados de toda clase de malas hierbas que no lograron salir cuando debían al final del verano y el comienzo del otoño. Ante este panorama, creo que debemos replantearnos el futuro de nuestros campos y conseguir mayores infraestructuras vinculadas al agua. Hay que tener en cuenta que esta sequía que padecemos tiene la pinta de seguir apareciendo durante muchos años en el futuro. Lo que antes eran cosechas justas los años de sequía pasan a ser absolutamente deficitarias para los productores. El campo, que ya es pobre de por sí, va a serlo mucho más en el futuro porque el agua va a escasear y no vamos a tener más opciones que mirar al cielo y hacer rogativas. Nada de eso puede asegurar un futuro tanto a quienes nos dedicamos a esto y mucho menos vamos a conseguir que nuestros hijos e hijas se queden en nuestros pueblos a vivir del campo. Creo que estamos a tiempo de pedir que parte del agua del Canal llegue a más territorios o incluso que se hagan otros estudios que permitan nuevos proyectos en los que los campos de secano puedan tener acceso al riego. Seguramente tendremos que ser muy audaces porque el tema del agua es muy delicado, pero no podemos dejar de pensar en que estas infraestructuras puedan ser viables y ponerlas a nuestro servicio. El futuro de Tierra Estella pasa por la agricultura y mucho me temo que con esta sequía pertinaz el futuro tiene mala pinta. Recursos acuíferos tenemos muchos pero no acabamos de saber explotarlos. Desde luego, en Tierra Estella además de padecer la sequía del cielo también estamos padeciendo la sequía de proyectos que nos ayuden a mirar con más esperanza el futuro. A no ser que ya esté decidido que acabemos todos yéndonos a vivir a La Ribera o a la Cuenca de Pamplona.

Una parte de la economía de Tierra Estella pasa por la agricultura, pero no tiene porque ser así. Hasta hace poco era la Industria la economía principal.

Artículo principal: Sobreexplotación de acuíferos

Los pozos se pueden secar si el nivel freático cae por debajo de su profundidad inicial, lo que ocurre ocasionalmente en años de sequía, y por las mismas razones pueden secar los manantiales. El régimen de recarga puede alterarse por otras causas, como la reforestación, que favorece la infiltración frente a la escorrentía, pero aún más favorece la evaporación, o por la extensión de pavimentos impermeables, como ocurre en zonas urbanas e industriales.

El descenso del nivel freático medio se produce siempre que hay una extracción continuada de agua en el acuífero. Sin embargo este descenso no significa que el acuífero esté sobreexplotado. Normalmente lo que sucede es que el nivel freático busca una nueva cota de equilibrio en que se estabiliza. La sobreexplotación se produce cuando las extracciones totales de agua superan a la recarga.

Creo que también ha pasado por un factor importante: la avaricia de muchos agricultores.

lapergola
1 de enero
1 de enero
Mensajes: 31
Registrado: Sab Sep 16, 2017 2:24 pm

Re: LA GESTIÓN DEL AGUA

Mensaje por lapergola » Mié Nov 29, 2017 5:11 pm

en mi opinion deberiamos cuidar el medio ambiente y dejar a un lado el uso excesivo de maquinaria, pero la misma es esencial en algunos terrenos, en algunos casos jugamos empresas de maquinaria pesada sin saber que algunas prestan su servicio para alguna mejora es por eso que les sugiero maquinaria obra publica
Imagen

Zumaque
7 de julio
7 de julio
Mensajes: 13064
Registrado: Lun Ago 24, 2009 10:58 pm

Re: LA GESTIÓN DEL AGUA

Mensaje por Zumaque » Lun Dic 04, 2017 9:00 am

EL DESASTRE DE LA POLÍTICA HÍDRICA ESPAÑOLA
SOS, nos quedamos sin agua

El crisis hídrica española es gravísima, pues si ya tenemos un problema increíble con el agua, con la actual política y el incumplimiento de las normativas del agua de la Unión Europea nos lleva al desastre
Edmundo Fayanas Escuer 01 de Diciembre de 2017 (19:20 h.)

Relacionadas

La privatización del agua en España
El agua que comemos: el elevado precio de la agricultura de regadío
Las guerras del agua en el río Nilo
El agua, tres veces más cara en Murcia que en Oviedo
Europa saca los colores a España por su mala gestión ambiental
La escasez de agua en el planeta azul pone en riesgo la alimentación mundial

Llevo años denunciando la mala política hídrica llevada a cabo en los años de la democracia, tanto por el PP como por el PSOE, esto es en el origen del actual desastre hídrico, donde lo único que ha interesado es hacer del agua un gran negocio privado.

EL DESASTRE DE LA POLÍTICA HÍDRICA ESPAÑOLA

La falta de agua que sufrimos, no se debe únicamente a la sequía y a la falta de lluvia, fenómeno este que iremos viendo cada vez con más frecuencia en nuestro país consecuencia del cambio climático, sino también por una ausencia de una política hídrica coherente.

En los inicios del siglo XX se desarrolla una política hídrica encaminada a favorecer el desarrollo de la agricultura, como paso para conseguir hacer avanzar el país, transformando una agricultura de secano, en una de regadío, mucho más rentable económicamente y que pudiera generar los suficientes recursos económicos y humanos para lograr el desarrollo industrial del país. Política propugnada por el aragonés Joaquín Costa.

Esta política es la que sigue vigente y ha sido aplicada tanto por PP como por el PSOE. El problema radica que lo que fue un éxito a los principios del siglo XX, hoy estas mismas políticas son absolutamente ineficientes. Se sigue con una política hídrica basada en el negocio del cemento.

sequia

Esta ineficiencia hídrica es la que está provocando el agravamiento de la sequía. Para que tengamos una idea aproximada, señalar que la Unión Europea ha declarado a España como el país más árido del continente europeo. Hoy el 72% del territorio del país está valorado en situación de estrés hídrico, mientras que en Italia sólo lo es 26%.

Uno de los problemas que tenemos es que no se invierte en políticas hídricas. Debemos saber que por ejemplo en el año 2008 las pérdidas en el sistema de abastecimiento de agua de las ciudades era del 24% ya en el año 2012 había subido al 26% y a fecha de hoy rondamos el 27%.

Nuestra agricultura consume aproximadamente el 80% del agua del país, sin embargo su valor económicamente representa solamente el 3,8% del PIB que traducido en dinero son 40.500 millones anuales.

Hemos de saber que en nuestro país conviven dos tipos de agricultura de regadío, la primera eficiente, que gasta el 10% del agua y genera el 90% del valor agrícola y la segunda que gasta el 90% del agua y sólo genera el 10% del valor agrario.

Hay en España unos cuatro millones de Ha de regadío. Según estudios recientes deberíamos bajar a los tres millones de Ha, pero invirtiendo en hacerlas más eficientes hídricamente y económicamente, con lo que conseguiríamos que a pesar de reducir la extensión del regadío tendrían un mayor valor económico y ahorraríamos muchísima agua.

Nada de esto se está haciendo y en cambio se sigue desarrollando la zona de riego. Veamos un ejemplo claro, el caso de Navarra. Entre los años 2000 y 2010 dejaron de funcionar 10.000 Ha de regadío porque no había agricultores y su rentabilidad era escasa. Se pone en funcionamiento el canal de Navarra como obra justificadora del pantano de Itoiz y se plantea un regadío nuevo de 35.000 Ha, muchas de las cuales están en manos de multinacionales, creándose solamente 200 puestos de trabajo y se está produciendo una subvención con el pago del agua.

La ley marco del agua de la Unión Europea obliga a que el coste real del agua sea pagado por el usuario, pero esto no se está haciendo. El coste que paga el agricultor/multinacional es de 0,13 euros el m3, pero el coste real del agua está en 0,5 euros el m3 cuando llega a la Navarra media ¿Quién paga este desfase de tarifa? La respuesta es clara, todos los ciudadanos con sus impuestos ¿Es esto sostenible social y económicamente? ¿Por qué debemos financiar el agua a las multinacionales?

Los presupuestos generales del Estado en su apartado de inversiones hídricas se han visto recortados en un 90% entre los años 2007-2016. El gasto en el mantenimiento se presupuestó 959 millones pero sólo se ejecutaron 611, es decir, no se gastaron el 40%. La disminución del gasto estatal en el mantenimiento de obras hidráulicas ha disminuido entre 2007-2016 en un 42%.

España invierte en infraestructuras hídricas un 54% menos de dinero que los principales países de la Unión Europea, cuando nuestras necesidades son muy superiores a la de estos países.

Apenas se mencionan las numerosas sanciones que se impone a nuestro país por sus incumplimientos en las políticas hídricas comunitarias, sirvan como ejemplo que en noviembre de 2016, se sancionó a España con 46,5 millones de euros por el incumplimiento en el tratamiento de las aguas residuales. Todavía hay 1,4 millones de españoles que carecen de depuración. España tiene abiertos noventa procedimientos por sus incumplimientos en las políticas hídricas.

Es sorprendente que los llamados partidos constitucionalistas defensores de la Constitución y de la Unión Europea se salten todas las leyes sobre la normativa Marco del agua de la Unión Europea, mientras que a los demás exigen un cumplimiento estricto de las leyes.

El crisis hídrica española es gravísima, pues si ya tenemos un problema increíble con el agua, con la actual política y el incumplimiento de las normativas del agua de la Unión Europea nos lleva al desastre. Hay que valorar muy positivamente las políticas reflejadas en las leyes de la Unión Europea, que es una de las pocas políticas que valora el bien común de los ciudadanos.

Fíjense el caos hídrico que tenemos en España:

Todas las aguas residuales urbanas generadas debían estar ya totalmente depuradas y esto como hemos visto no sucede.
La calidad del agua de nuestros ríos no cumplen mayoritariamente la normativa europea y además nos encontramos muy lejos de poderla cumplir.
La Comunidad Europea subvencionó a España con más de 1.500 millones de euros para la instalación de desaladoras. El entonces ministro de Agricultura, el ínclito Miguel Arias Cañete y que actualmente es el responsable de ecología de la UE, se reía diciendo que las depuradoras españolas solamente funcionaban al 13% de su capacidad, mientras estábamos demandando agua. Inmediatamente la Unión Europea dejó en suspenso el apoyo financiero a la desalación en España.
Actualmente, hay en nuestro país más de un millón de pozos ilegales de aguas subterráneas y se calcula que sacan tal cantidad de agua que nos darían de beber al país 1,3 veces. Están haciendo de forma ilegal un uso privado de un bien público como es el agua, sin coste económico alguno.
Hay actualmente unos 425 campos de golf. El consumo de agua de un campo de golf con 18 hoyos supone el gasto de una ciudad de 60.000 habitantes. Gran parte de estos campos de golf están situados en la España árida, con lo que la crisis hídrica aumenta.
Se pierde el 27% del agua de nuestras cañerías, mientras que en Europa solo supone el 12%.
Un mismo producto industrial producido en Alemania, tiene un gasto de agua la mitad que el mismo producto en España. Hay que mejorar la eficiencia hídrica industrial.

¿Qué hace el gobierno de España? Pedir a la Iglesia que saque en procesión a los santos para que llueva ¿Somos conscientes del grave problema que tenemos con el agua? Evidentemente no. El agua es vida, pero sin agua la vida no existe.

Creo que es un tema que nos debería preocupar. Parece que lo que más preocupa a la ciudadanía navarra es que no pongan la Ikurriña y que se hable Euskera, porque es una imposición según muchos, que haya en la Administración personal que pueda dirigirse a sus administrados en esa lengua.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados